Los vecinos urgen la retirada del argayo que invade la vía Candás-Antromero

El tramo de acera que es objeto de las quejas vecinales. / P. G.-P.
El tramo de acera que es objeto de las quejas vecinales. / P. G.-P.

Los transeúntes se ven obligados a circular por la calzada para evitar la gran cantidad de tierra que tapona la acera desde hace más de dos meses

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

Los usuarios que utilizan a diario la acera entre Candás y Antromero alertan del peligro que supone tener que caminar por la carretera AS-239a debido a un argayo que invade el andén. Han transcurrido más de dos meses desde que se produjo el desprendimiento de tierras que afectó también a la calzada. Ahora, y tras unos primeros trabajos de retirada del lodo y canalización de las aguas procedentes de la ladera, las obras se encuentran paralizadas desde hace un mes.

Por esta razón, los caminantes que habitualmente se desplazan hasta el centro de Proyecto Hombre y la piscina de la Mancomunidad en Antromero reclaman medidas urgentes en el tramo. «Elegimos esta vía a diario para desplazarnos y nos vemos obligados a tener que abandonar la zona peatonal en un tramo de la carretera en curva que aumenta el peligro de que se produzcan accidentes debido al habitual tráfico rodado», advierte María Jesús Fernández mientras camina acompañada de otras amigas.

Pero este problema no solo afecta a los peatones, sino que también lo hace con el tráfico rodado que circula hacia Antromero y Luanco. Algunos de los conductores comentaron a este periódico que el tramo donde se localiza el argayo «es extremadamente peligroso al disponer de un ancho estrecho que ahora lo es más con la colocación de conos sobre el arcén». A ello se une la existencia de bolsas de agua sin canalizar que invaden la calzada procedente de la ladera donde se produjo el desplazamiento de tierras.

Todas estas denuncias se dirigen a las administraciones implicadas para que se adopten las medidas que sean precisas. La principal señalada es el Ayuntamiento de Carreño, aunque el Principado también se ve implicada al ser una carretera regional.

A estas demandas se unió el grupo municipal de Izquierda Unida. Según su portavoz, Ángel García, «son muchas las ocasiones que pedimos al gobierno socialista que se tomen medidas y la situación sigue siendo la misma». Ésta pasa por requerir a la propiedad del terreno donde se produjo el argayo a que proceda con su reparación. Así lo explicaron fuentes municipales en su día que, además, señalaron que al tratarse de una propiedad privada se deben respetar los plazos legales que impiden una actuación de la administración local.

El edil de la coalición de izquierdas manifestó que la información recibida hasta ahora desde el Ayuntamiento «es que el origen puede estar en las obras que se llevaron a cabo en el cementerio municipal de Candás. Una justificación -subraya- que nos parece insuficiente cuando se trata de un asunto que afecta a suelo público y que se debe resolver ya».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos