Villaviciosa, un carnaval de récord

Un grupo de jóvenes bailarines de charleston pusieron el ritmo con varias actuaciones durante el desfile. / FOTOS: ALICIA G.-OVIES
Un grupo de jóvenes bailarines de charleston pusieron el ritmo con varias actuaciones durante el desfile. / FOTOS: ALICIA G.-OVIES

Un millar de personas participa en el esperado desfile que duró más dos horas

ALICIA GARCIA-OVIES VILLAVICIOSA.

Playmobil, cajas de música, Fredy Mercury, vikingos y hasta una boda. Ocas, notas musicales, bailarinas de charleston y el mismísimo diablo. Las calles de Villaviciosa se llenaron ayer de magia, música, diversión y un sinfín de personajes salidos de los peores y de los mejores sueños. Nadie quiso faltar al Carnaval de los récords. Más de un millar de personas recorrieron las principales calles del casco urbano durante más de dos horas, desde el polideportivo municipal pasando por Víctor García de la Concha y hasta la plaza del Ayuntamiento.

Los ritmos latinos fueron los encargados de abrir la comitiva cuando pasaban unos minutos de las ocho de la tarde. Las bajas temperaturas hacían presagiar escasez de público en las calles, que sin embargo se fueron llenando con el paso de los minutos y el calor del carnaval. Fue esta edición la primera que los mazcaraos tuvieron un premio especial. Un reconocimiento por su labor para mantener las tradiciones. Y supieron aprovecharlo. Los vecinos de Rozaes y Poreñu se volcaron con la fiesta, logrando incluso que los Reyes de España, Felipe y Letizia, formasen parte del desfile. Eso sí, bajo la atenta mirada de un gran dispositivo de seguridad.

Los siguió una de las charangas gijonesas que quisieron participar en el Carnaval de la villa vecina. Un barco con pirata incluido, los más peligrosos gánsters y hasta los jubilados que cada verano ponen rumbo con el Imserso a Benidorm. Todos ellos consiguieron mantener la sonrisa constante en los cientos de asistentes, niños sorprendidos y cámaras atentas al más mínimo detalle ante la dificultad de decidir qué grupo o disfraz retratar. Elaboradas mariposas, un gran Pinocho bajo los hilos de su padre o disfraces únicos elaborados con papel de periódico.

No faltaron, como en cualquier buen desfile de carnaval, los espectáculos. Los grupos demostraron no solo sus dotes artísticas y su gran imaginación, sino su dominio del baile. Desde coreografías más elaboradas hasta otras más sencillas. Cada uno de ellos se ganó los aplausos del público. Incluso un grupo de vikingos, salidos de la película 'Cómo entrenar a tu dragón', que no dejaron de asustar a todo aquel que se encontraban a su paso. Público que, a pesar de no participar, también quiso asistir disfrazado para la ocasión.

Todo lo contrario que las aves llegadas de Río de Janeiro que lograron poner a bailar hasta el más reacio. Incluso los caballitos de mar quisieron salir por un día de su hábitat para formar parte de la gran fiesta que ayer llenó las calles de Villaviciosa. «Mira mamá», fue, sin duda, la frase más repetida por las decenas de niños que esperaban atentos, sentados en la acera, a que el desfile fuera pasando por delante de ellos.

Sin princesas ni héroes

No fue un desfile de princesas y superhéroes. Los villanos quisieron ser por un día los protagonistas: Maléfica, Cruella de Vil y hasta Darth Vader. Brujas y demonios tomaron las calles, vigilados de cerca por un gran diablo. Incluso los pacientes de un manicomio lograron hacerse pasar por un grupo de participantes.

Aunque no todo fue terrorífico. El circo de la Asociación Pro Personas Discapacitadas Raitana logró arrancar las risas de grandes y pequeños, mientras que la Asociación de Festejos de Castiello de Bernueces recordó uno de los principales libros de la literatura española. Quijote y Sancho desfilaron acompañados de un grupo de molinos. Tampoco faltó el tradicional juego de la oca, que a tantas familias tuvo durante horas jugando alrededor de un tablero. Y para cerrar el desfile, un viaje sin salir de Villaviciosa hasta las mismísimas Vegas.

Más de dos horas de diversión y fantasía que finalizaron, como años anteriores, con la tradicional entrega de premios a medianoche. Se trasladó así la fiesta a los locales de la localidad, que disfrutaron del carnaval hasta bien entrada la noche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos