Villaviciosa y Granada, hermanadas por les fabes

Ramón Antonio Juste, Gregorio García, Alejandro Vega, Saúl Craviotto y José Ramón Villa. /  A. G.-O.
Ramón Antonio Juste, Gregorio García, Alejandro Vega, Saúl Craviotto y José Ramón Villa. / A. G.-O.

«La fabada es el buque insignia de la gastronomía asturiana. Espero mejorar mi receta», dice Craviotto, pregonero de las jornadas y nuevo cofrade de honor El embajador de la cofradía, Gregorio García, media en un posible futuro encuentro entre las localidades

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

Gregorio García, dueño del restaurante Oleum, es desde ayer el embajador de les fabes de Villaviciosa. Un título del que comenzó a hacer gala, incluso, antes de recibirlo. El granadino adelantó ayer durante la celebración del quinto capítulo de la Cofradía Amigos de les Fabes que ha mediado entre los alcaldes de ambas localidades -los cuales han tenido ya conversaciones- para hermanar Granada con la villa maliaya. Una relación que comenzó a fraguarse hace años, cuando García vino a pasar unos días al Principado. Desde entonces, acude cada año a recibir al ganador de La Mejor Fabada del Mundo, reconocimiento que este año recayó en Gaucho Fierro, de Granda (Siero).

El promotor de los encuentros gastronómicos astur-granadinos reconoció que fue a través de esta iniciativa cómo aprendió a cocinar la fabada asturiana. Un reto que el piragüista Saúl Craviotto todavía no ha conseguido superar. El ganador del programa de televisión Masterchef Celebrity, que fue ayer pregonero de las jornadas y recibió el título de cofrade de honor, logró durante el concurso realizar todos los menús que se le pusieron por delante, excepto éste. «La fabada es el buque insignia de la gastronomía asturiana. Espero mejorar mi receta después del destrozo que hice en el programa», afirmó.

El policía nacional recordó su llegada a Asturias con tan solo 15 años. Una región que, según confesó, le ha forjado como deportista y también como persona. Craviotto también habló de que su carrera ha estado también muy ligada a Villaviciosa, en cuya ría ha entrenado en numerosas ocasiones. «De aquí han salido grandes piragüistas como Manuel Busto y me alegra recibir tal distinción delante de él», aseguró.

Precisamente el deportista maliayo, quien ya fue pregonero de las jornadas, recogió la faba de oro de la cofradía. «Saúl si un día me ayudas, prepararemos una fabada y la presentaremos al concurso. Es lo que me queda», bromeó Busto, tras recibir la distinción de manos del presidente de la congregación gastronómica, José Ramón Villa.

No fueron ellos los únicos distinguidos durante el acto. Alfredo Montes, asturiano residente en Canarias, fue nombrado cónsul de la cofradía en las islas, mientras que el profesor y gastrónomo José Antonio Fidalgo recibió el reconocimiento al mérito gastronómico. «Fabada solo hay una. Es en sí misma un poema, aunque se han escrito muchos disparates sobre ella. Darían para un libro», afirmó Fidalgo, quien también es cronista oficial de Colunga.

El broche final de las XXV Xornaes de Les Fabes fue la entrega de premios del concurso-exposición. Los ganadores fueron Mercedes Castiello y la asociación de vecinos El Valle de Peón y Candanal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos