Villaviciosa quiere retomar el polígono de Cazanes ante la falta de suelo industrial

Interesó a un centenar de empresas en 2003, pero por problemas de asentamiento del terreno quedó aparcado. Ahora se harán estudios geológicos

E. RODRÍGUEZ VILLAVICIOSA.

Es una de las conclusiones del primer borrador del Plan Estratégico de Villaviciosa, elaborado por la Universidad de Oviedo: el concejo tiene una alta dependencia del sector terciario y una de las causas es la falta de suelo industrial, algo que lastra su evolución. Villaviciosa ha sido uno de los pocos municipios de Asturias que se ha quedado sin polígono industrial en los últimos treinta años. No obstante, ya hubo intentos de suplir este déficit. No en vano, desde 2005 todas las miradas estuvieron puestas en el polígono de La Rasa de Seloriu, donde se proyectaron 682.320 metros de suelo y se iniciaron los trámites a través del Plan de Suelo Industrial del Principado. Sin embargo, el equipo de gobierno -que terminó de completar su tramitación urbanística- ha analizado su viabilidad y se ha encontrado con «la extrema dificultad que supone desarrollarlo», dice el alcalde, Alejandro Vega, compartiendo las palabras de la edil y portavoz de Foro, Ana López.

La Rasa costaría 15 millones

El motivo son «los altos costes de las obras para dotarle de los servicios necesarios (saneamiento, enlaces con la autovía y electricidad), lo que requeriría de una inversión de más de quince millones de euros y que habría que repercutir en el precio del suelo de las parcelas», apunta el regidor. Esta circunstancia, «unida a un contexto de exceso de suelo industrial en zonas del centro de la región (Bobes, ZALIA, suelos de Sogepsa, Sepes...)», hace que el ejecutivo municipal vea inviable desarrollarlo en la actualidad.

Ante esto, en la negociación de los presupuestos, Foro propuso rescatar el polígono de cercanías de Cazanes. «Podría ser la alternativa adecuada». La iniciativa de construir un polígono en este enclave, en la zona colindante con la autovía, se anunció en 2003 gracias a un acuerdo entre la administración local y la Sociedad Estatal para la Promoción y Equipamientos del Suelo (Sepes), dependiente del Ministerio de Fomento, con Francisco Álvarez Cascos al frente. Era una actuación -recuerda Ana López- que despertó el interés de casi un centenar de empresas y «alentó la esperanza de empleo para los vecinos del concejo».

Sin embargo, en 2005, «por supuestos problemas de consolidación de los terrenos, el proyecto quedó aparcado», relata. Ahora, el gobierno local estudiará su viabilidad. Para ello, las cuentas municipales -aprobadas el miércoles pasado- recogen una cuantía de 42.700 euros para el inicio de estudios técnicos, geológicos, que determinen si hay posibilidad de desarrollar este suelo industrial, «a menor coste, dado que ya los servicios están más cercanos (la red de abastecimiento de Cadasa pasa por las cercanías) y podría conectarse al saneamiento», dice el alcalde, quien añade que «el enlace con la autovía es también menos costoso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos