140 viviendas de Peroño dejan este mes de verter sus aguas residuales al mar

Una excavadora trabaja en el sistema de tuberías de Peroño. /  E. C.
Una excavadora trabaja en el sistema de tuberías de Peroño. / E. C.

Bañugues, Antromero, Moniello, Verdicio, Cardo, Nembro y Manzaneda son las parroquias que quedan pendientes de conectarse a la red de saneamiento

A. G.-OVIES LUANCO.

Las obras de saneamiento de la zona urbana del barrio de Peroño se encuentran ya en su recta final. 140 viviendas de esta zona de Luanco, cuyo sistema de alcantarillado había quedado sin conexión a la red general, podrán disponer de este servicio antes de que finalice el mes. Los trabajos, que comenzaron después del verano, fueron contratados a la empresa pública Tragsa por 468.864 euros y un plazo de ejecución de tres meses, siendo la aportación municipal a este proyecto de 150.000 euros que serán abonados de manera plurianual. Para financiarlo, el Consistorio gozoniego tuvo que buscar el apoyo del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente mediante la firma de un acuerdo.

Este acuerdo estableció la constitución de una comisión de seguimiento de los trabajos, integrada por un representante de cada una de las partes. Su objetivo era resolver los problemas de apreciación y cumplimiento que pudieran plantearse en la interpretación y aplicación de las cláusulas del documento. La complejidad de las actuaciones requirió la excavación y tunelación de varios metros en el subsuelo para poder nivelar así la red de tuberías y realizar su conexión al sistema general, situado en la avenida del Gayo.

EL PROYECTO

Presupuesto
Los trabajos fueron adjudicados a la empresa pública Tragsa por un importe de 468.864 euros.
Beneficiados
La nueva red de saneamiento permitirá incluir a 140 viviendas del barrio de Peroño al sistema general.
Obra
La actuación ha consistido en la nivelación del sistema de tuberías para poder unirlas a la red general de la avenida del Gayo.

Esta actuación permitirá cumplir otro de los objetivos del Ayuntamiento ya que se dejará de verter las aguas residuales de estas viviendas a la mar, algo que ya fue objeto de sanciones por parte del Principado. La primera multa ascendió a 6.000 euros, con el apercibimiento de incrementar su cuantía si no se acometían las obras necesarias para evitar este tipo de emisiones. Ésta fue una de las razones por las que el alcalde renunció a que la playa de Luanco luciera la Bandera Azul este año.

Zona rural

Ahora está pendiente la que será la cuarta fase para completar la conexión de todas las parroquias del concejo a la red de saneamiento. En este proyecto, el Estado invertirá alrededor de 21 millones. La cifra se contempla dentro del Plan Hidrológico Nacional 2016-2021. En el mismo, se incluyen las parroquias de Bañugues, Antromero, Bocines, Moniello, la urbanización La Corona, Viodo (incluido el núcleo de El Ferrero), Verdicio, Manzaneda, Nembro y Cardo.

En el proyecto, cuya contratación fue encargada a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), el presupuesto se desglosa en cinco millones para Bañugues; cuatro para Antromero; y doce para el resto de la zona rural. Las obras planificadas supondrán la colocación de noventa kilómetros de tuberías y colectores. También se dotará al sistema de tres aliviaderos de descargas de tormentas, a los que se añadirán once estaciones de bombeo para impulsar las aguas residuales. Todo el entramado de canalizaciones irá conectado al interceptor general que discurre entre Luanco y la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Maqua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos