El voto 'in extremis' de una concejala salva las cuentas de la Mancomunidad

El único representante del PP de Gozón que acudió al Pleno tuvo que llamar a una compañera para poder aprobar el presupuesto de 2015

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

Una llamada telefónica salvó las cuentas generales de la Mancomunidad del Cabo Peñas de 2015 y permitió que se pueda comenzar a hablar de los presupuestos de 2017. Una llamada que tuvo que realizar el único concejal del PP de Gozón presente en el Pleno del órgano supramunicipal celebrado ayer en Luanco. Una llamada 'in extremis' que llegó tras los votos enfrentados de los socialistas de Carreño y Gozón y el cambio de posición, a última hora, de Somos Carreño.

Ante el empate, provocado por la desunión entre los ediles socialistas de Carreño y Gozón, que paralizaba las cuentas, el concejal tuvo que llamar a una edil y hacer constar su voto. Finalmente, las cifras que manejó la Mancomunidad en 2015 salieron adelante con los siete votos favorables de los socialistas de Carreño y el PP gozoniego. En contra votaron los socialistas gozoniegos, mientras que el IU y Somos Carreño apostaron por la abstención.

El presidente de la Mancomunidad y alcalde de Gozón, Jorge Suárez, puso el acento en que la situación generada en el seno de la asamblea «no pone en tela de juicio el futuro de la Mancomunidad. Solo se trata de puntos de vista técnicos».

El alcalde de Gozón culpa de su deuda al plan de ajuste de su antecesor en el cargoLa regidora de Carreño achaca el voto contrario del PSOE gozoniego a «problemas técnicos»

En su opinión, el origen del problema se remonta a la decisión del anterior gobierno del PP de aplicar un plan de ajuste económico en la Mancomunidad. «Esta medida se adoptó en 2012, bajo la presidencia de los populares con una reducción significativa en las aportaciones del Consistorio de Gozón. Esta decisión contribuyó, con el paso del tiempo, a generar más endeudamiento y una serie de desfases en las cuentas que deben de ser aclarados. Esta circunstancia, sin embargo, no es la que tiene el Ayuntamiento de Carreño, que está al corriente de todos los pagos y goza de estabilidad presupuestaria», dijo.

La regidora carreñense, Amelia Fernández, también quiso dejar clara la viabilidad de la Mancomunidad para explicar la diferencia de criterio entre sus compañeros socialistas con los de Gozón, que votaron por separado y en contra de las cuentas. «Las diferencias con Gozón son estrictamente técnicas. Se debió únicamente al tipo de modelo al que se acogen para rechazar el informe».

«Nos plantea muchas dudas»

Lo dice porque los socialistas gozoniegos expusieron una serie dudas al amparo de los requisitos recogidos en la Orden HAP/1781/2013, de 20 de septiembre, por la que se aprueba la instrucción del modelo normal de contabilidad local. Un informe de la Intervención del órgano local supramunicipal que sí apoyaron los concejales socialistas de Carreño por su «confianza» en el documento.

A esa disparidad de criterio se unió el cambio de opinión del portavoz de Somos Carreño, Carolo López. Explicó su abstención en el hecho de que «nos plantea ahora muchas dudas». Aunque lanzó un mensaje a favor de la unión de concejos, pidió más claridad en materia económica, a la vez que achacó a «cuestiones políticas» las diferencias existentes entre los socialistas.

Por su lado, desde las filas de IU, el portavoz, Isaac Frade, afirmó desconocer las razones que motivaron las diferencias y las dudas generadas en el informe de Intervención: «Por esta razón, no vamos a votar ni a favor ni en contra, pero observamos que se trata de diferencias de criterio de tipo político entre los socialistas».

Sobre la mesa quedó, no obstante, la más que delicada situación económica del Ayuntamiento de Gozón, que se agrava con el endeudamiento con la Mancomunidad del Cabo Peñas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos