Maximino Fernández reduce su pena al ser el único en confesar

Por un delito de falsedad en documento mercantil la Audiencia le impone un año y nueve meses de prisión a Maximino Fernández, uno de los principales empresarios informáticos de la región. La Audiencia aprecia que fuera el único que desde el primer momento contó la verdad, aunque le perjudicara en algunos extremos, y por ello le aplica un atenuante de confesión. La sentencia establece que, por orden de Marta Renedo, contrató a una serie de personas que, en realidad, cubrían vacantes en Cultura. Entre los 'enchufados' estaba un familiar de «su amigo» y jefe de Renedo, Carlos Madera. Para financiar las nóminas, pasaba recibos por obras añadiendo «un margen comercial que podía oscilar entre el 8 y el15%».

Fotos

Vídeos