«La mayor parte de la investigación española sobre cuello y espalda emana de Kovacs»

L. FONSECA GIJÓN.

-¿Cómo está ahora la fundación?

-A finales de 2015, la fundación constató que las autoridades sanitarias ya no basaban sus decisiones en pruebas científicas, por lo que entendió que no tenía sentido seguir manteniendo el esfuerzo que requería la investigación científica necesaria para generarlas. A principios de 2016 decidió cesar su actividad y extinguirse voluntariamente. El proceso de extinción culminó en 2017.

-¿Podría decirse que, sin subvenciones públicas, quebró?

-No. La fundación tuvo actividad durante treinta años, mientras que las subvenciones del Gobierno balear se mantuvieron durante tres legislaturas con gobiernos de todos los colores, y consistían solo en la devolución de una parte de los gastos que la entidad había invertido en estudios realizados específicamente en Baleares, cuando una revista científica internacional los publicaba. Eso permitió que la mayoría de la producción científica española sobre cuello y espalda emane de estudios dirigidos por la fundación desde Baleares.

-La Sindicatura de Cuentas de Baleares investiga subvenciones que el Gobierno del PP le otorgó en 2011 a su fundación y que supuestamente «no están justificadas por razón de interés público».

-Desconozco los criterios de la Sindicatura de Baleares para decidir qué tiene y qué carece de interés público. Pero sería coherente que si las actuales autoridades baleares dejan de aplicar los resultados de la investigación científica, la sindicatura considere que la investigación médica deje de tener interés público en las Islas.

-¿Qué pasó con los pacientes?

-Eso fue lo peor, pues muchos eran pacientes crónicos con fracaso en los demás tratamientos. Los que pueden afrontar su coste viajan a la Unidad de la Espalda Kovacs del Hospital Universitario de Moncloa, de Madrid, donde siguen tratándolos los médicos que antes lo hacían a través del Sespa. Pero los que no pueden, tienen que resignarse a vivir con dolor o sufriendo efectos secundarios por métodos paliativos que en su caso serían prescindibles.

Fotos

Vídeos