Medallas asturianas para cuatro cuatro trayectorias singulares

El público, en el acto de entrega de las medallas. /Alex Piña
El público, en el acto de entrega de las medallas. / Alex Piña

Plácido Arango recibe el galardón en su modalidad de Oro y la Unidad Canina de Rescate, Mario García y la red de centros de atención primaria del Sespa, las de plata

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

El Principado reconoce hoy a través de sus medallas a «cuatro referentes, cuatro trayectorias singulares en las que reflejarse». Los protagonistas serán los voluntarios de la Unidad Canina de Rescate, los profesionales de Atención Primaria del Servicio de Salud del Principado (Sespa), el expresidente de la Confederación Española de Personas con Discapacidad (Cocemfe), Mario García, todos ellos, Medalla de Plata, y el empresario y mecenas Plácido Arango, que recibirá el máximo galardón: la Medalla de Oro.

A las siete de esta tarde subirán al escenario del Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo y darán voz y pondrán rostro a la Asturias «de la innovación» y «la solidaridad», también a la de «la cultura y la emigración». Será el astur-mexicano Plácido Arango quien preste voz al conjunto de premiados en una gala en la que también tomará la palabra el presidente del Principado, Javier Fernández, para valorar los méritos de unos galardonados que contribuyen al «interés general». Para trasmitir el «reconocimiento de esa Asturias en la que todos ellos han volcado sus esfuerzos» y que llega en «un momento de cambio».

Distinciones

Medalla de Oro.
Plácido Arango, empresario astur-mexicano y mecenas del Museo de Bellas Artes.
Medalla de Plata.
Unidad Canina de Rescate, organización voluntaria con 30 años de trayectoria. El expresidente de Cocemfe Mario García Sánchez, con 40 años de experiencia en el ámbito asociativo. La red de profesionales y centros de Atención Primaria del Servicio de Salud del Principado (Sespa), implantado hace tres décadas.

La realidad demográfica, la necesidad de innovar en la industria y el futuro de la sanidad y el sistema de dependencia son, en opinión de los premiados, los principales retos que afronta Asturias. «Quiero tanto a esta tierra que la veo con esa palabra que no debe usarse, optimismo», confesaba ayer Plácido Arango. Sus padres abandonaron la región como tantos emigrantes asturianos a principios del siglo XX, rumbo a un destino incierto al otro lado del Atlántico que él cruzó de vuelta en los sesenta. «Vine a Asturias por primera vez con dieciséis años con mis padres, al pueblo a ver a mis abuelos. Fue una cosa muy grata. Desde 1966, cuando me asenté en España, no dejé de venir a Asturias, mi etapa en la Fundación (entonces Príncipe de Asturias) me permitió acercarme más. No veo más que progreso en el ambiente y hospitalidad. Aunque hay industrias que han venido a menos existen otras cosas», valora el empresario que ha donado una treintena de obras al Museo de Bellas Artes de Asturias.

De cambio también hablan los profesionales de la sanidad que hoy recibirán la medalla en nombre de la red de Atención Primaria. «Estamos en un momento de cambio generacional y hay un problema demográfico a resolver. Una industria innovadora es la clave para que haya empleo y la gente joven se quede aquí. No tenemos que tener miedo al futuro», sostiene José Ignacio Pérez Candás, presidente de la Asociación Asturiana de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP).

Envejecimiento e industria son las claves que comparte Agustín Ortal, presidente de la Unidad Canina de Rescate. «Veo síntomas claros de envejecimiento y falta de flexibilidad, me gustaría que fuésemos tan dinámicos como el País Vasco o Cataluña, pero no acabamos de salir de un periodo de ‘estatismo’, en el que todo lo tenían que resolver las empresas públicas grandes y hoy ya no las hay. Pero Asturias también cuenta con elementos esperanzadores de gente que intenta hacer cosas y empresas que son punteras».

AVE y políticas de empleo

Mario García, por su parte, se aferra al optimismo de «una comunidad que en turismo está creciendo. Vamos por el buen camino, es necesaria la inversión en industria y el AVE». «Hacen falta políticas que permitan a la gente joven quedarse, políticas industriales de futuro. En sanidad tenemos que garantizar que la Atención Primaria sea de calidad y eso pasa por tener recursos humanos suficientes», sostiene Pérez Candás. Mario García, que convive con la discapacidad desde los dos años, apunta al cumplimiento de las leyes en materia social. «En accesibilidad falta mucho por hacer a pesar de que tenemos una buena ley. En la creación de empleo para personas con discapacidad hay que redoblar esfuerzos porque tenemos un índice de desempleo muy superior al resto de la población».

«El tema de las comunicaciones es esencial, aunque en autovías estamos bien falta todavía el AVE. Hay que fomentar el turismo, que está cayendo un poco. No soy político y no tengo programa, pero tengo entusiasmo», afirma Arango.

Fotos

Vídeos