Los mejores profesores de Asturias

Marisa Fernández (Centro de Educación Infantil Sagrada Familia, Corvera). / E. C.
Marisa Fernández (Centro de Educación Infantil Sagrada Familia, Corvera). / E. C.

Aplican metodologías para que los alumnos trabajen en grupo, superen retos y aprendan por sí mismos. También enseñan a identificar las emocionesAlumnos, padres y compañeros los han propuesto para los premios 'Mejores Docentes de España 2017'

ELENA RODRÍGUEZ GIJÓN.

Muchos de ellos se han enterado al llegar a conserjería por llamadas de felicitación. Conocían en ese momento que o bien antiguos alumnos o bien compañeros o padres les habían propuesto a los Premios Educa ABANCA a los Mejores Docentes de España 2017. De 1.300 candidaturas, 372 han superado el corte y entre ellos hay siete profesores asturianos. En Educación Infantil, una de las nominadas es Marisa Fernández Álvarez, del Centro de Educación Infantil Sagrada Familia de Corvera. Con treinta años de trayectoria en esta etapa, es profesora y directora de un centro que, desde hace cuatro años, ha apostado por la innovación educativa: por fomentar las destrezas que promuevan el pensamiento crítico y creativo, y trabajar las emociones de los críos en el aula. Para todo ello, se sirven de nuevas tecnologías, la robótica y el ajedrez, entre otros métodos. Su labor ya ha sido reconocida por la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) al ser designados como finalistas para dos premios. Uno, sobre el aprendizaje para leer y escribir, y otro sobre los sentidos. «Lo importante es estar motivado y seguir investigando», asegura. Precisamente, de motivación habla también Marta Llamazares Méndez, profesora de Infantil en el Colegio Público La Ería, de Oviedo, segunda nominada a los premios nacionales. Docente con más de veinte años de experiencia, lleva cuatro cursos en este centro, del que destaca «el clima buenísimo». Porque, sostiene, no solo hay ilusión de los docentes por despertar en los alumnos intereses nuevos que los hagan protagonistas de su propio aprendizaje, sino que «hay mucho compromiso por parte de los padres. Lo vemos en la semana cultural, que sirve de hilo conductor para un montón de actividades más. Y eso te motiva a dar lo mejor de ti,. Esa relación fluida entre profesorado y familia revierte en el aprendizaje. Todos tenemos que remar en la misma dirección».

Enseñar a pensar

De izquierda a derecha y de arriba a abajo. Marisa Fernández, Marta Llamazares, Óscar García, José Antonio Alonso, Antonio Rodríugez, Adela García Lobo y Lucía Rodríguez Olay (última foto de la derecha, en vertical).
De izquierda a derecha y de arriba a abajo. Marisa Fernández, Marta Llamazares, Óscar García, José Antonio Alonso, Antonio Rodríugez, Adela García Lobo y Lucía Rodríguez Olay (última foto de la derecha, en vertical).

«Hoy, a golpe de click, la información está disponible en un ordenador, en una tablet, en el móvil... En el siglo XXI, lo que hay que hacer es enseñarles a los niños otras cosas que les sirvan para la vida y ayudarles a alcanzar altos rendimientos de razonamiento. Se acabó la clase magistral», sostiene José Antonio Alonso Quijorna, profesor desde hace doce años en el colegio San Fernando de Avilés y tutor de segundo de Primaria, uno de los tres docentes nominados en Primaria. Su colegio también ha hecho una fuerte apuesta por un cambio metodológico en el que el alumno es el protagonista de su aprendizaje. «Se trata de ayudarles a pensar, no de dárselo todo hecho, porque aquello que descubren por sí mismos es lo que perdura».

Todos los nominados, sin excepción, hablan del trabajo cooperativo; esto es, por grupo, y por proyectos, que relaciona distintas materias. Es la metodología ya implantada en el colegio La Milagrosa, de Gijón, donde trabaja Óscar García Guerra, tutor de tercero de Primaria y que también opta al premio nacional. «Hoy en día todo se puede 'googlear', menos las emociones», señala este docente, que hace especial énfasis en la necesidad de trabajar con los niños en el aprendizaje de las emociones propias y ajenas. De hecho, empieza la jornada con un cuento o una frase que lleven a la reflexión, así como canciones que proponen ellos después de haber superado retos previos y que «ayudan a que haya una mayor conexión entre el profesor y el alumnado».

Para él, que estos premios sirvan para hablar del trabajo del profesorado -todos insisten en que sus nombres son los que suenan, pero detrás hay una labor de equipo, departamento y centro- «es muy buena noticia». «Hay mucho talento y esfuerzo por emplear métodos lúdicos, nuevas tecnologías y dar clases 'a la inversa' (los chavales investigan antes los contenidos) para sacar a los alumnos de su zona de confort y ayudarles a pensar».

Por EL COMERCIO, conocía Antonio Rodríguez, exdirector del colegio público Jesús Neira de Pola de Lena, su nominación. Retirado hace seis años, fue uno de los pioneros en detectar la necesidad de desarrollar una metodología activa y participativa.

Lucía Rodríguez Olay, profesora de Lengua y Literatura en la Inmaculada de Gijón y coordinadora de Pedagogía e Innovación Educativa para la zona centro y noroeste de los Jesuitas, nominada en Secundaria, recuerda que «los niños de tres años de hoy abandonarán el colegio más allá de 2030 en un mundo muy cambiante, por lo que es necesario enfocar la docencia al desarrollo de competencias y habilidades». Apasionada de la enseñanza y convencida de que es mejor profesora por la formación continua, para ella es fundamental que «ofrecer al alumnado técnicas para entender qué está aprendiendo y para qué le sirve. Quiero pensar que mis clases van más allá de la Lengua y la Literatura y se quedan con otras cosas».

Comparte nominación con Lucía en Secundaria Adelia García Lobo, profesora de Lengua y Literatura Castellana en primero de la ESO en el IES Carreño de Avilés. Conocido es su interés por potenciar la creatividad en la lectura, la escritura, la audición y la expresión oral, utiliza álbumes ilustrados, en los que el lenguaje verbal va acompañado de iconos. «Son pequeñas historias que nos permiten a los alumnos y a mí expresarnos». Y, destaca, la importancia del diálogo y el respeto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos