La mejoría del tiempo llena las estaciones de esquí

Muchos esquiadores disfrutaron de Fuentes de Invierno. / E. C.
Muchos esquiadores disfrutaron de Fuentes de Invierno. / E. C.

Un argayo corta el tráfico en la N-634 en Parres y otro cae sobre la vía férrea entre Navia y Ribadeo

M. M. C. GIJÓN.

La mejoría del tiempo de los últimos días, después de casi dos semanas de continuas nevadas sobre el Principado, provocó que durante el fin de semana las estaciones de esquí de Fuentes de Invierno y Valgrande-Pajares registraran una nutrida afluencia de visitantes. Según indicó el Principado de Asturias, entre ambas estaciones registraron 6.400 esquiadores que pudieron disfrutar de la apertura del cien por cien de las pistas y remontes de Pajares y de catorce de las quince pistas de Fuentes de Invierno.

También hubo quien decidió practicar deportes de invierno fuera de las estaciones. Fue el caso de una mujer que resultó herida cuando realizaba esquí de travesía, cerca de San Isidro, y tuvo que ser evacuada por el helicóptero de Bomberos de Asturias. Sufrió una lesión en un tobillo entre La Raya y Valmartín, en Aller, y fue trasladada al Hospital Universitario Central de Asturias. El Centro de Coordinación de Emergencias recibió el aviso a las 11.50 horas, en el que se indicaba que la accidentada se encontraba a menos de un kilómetro de la estación de San Isidro. El helicóptero se desplazó a la zona y pudo aterrizar para que el médico-rescatador y un bombero-rescatador accedieran hasta la mujer lesionada. Tras inmovilizarla, colocándole una férula en la zona afectada, se procedió a su trasladado al helicóptero para su evacuación al HUCA.

Las lluvias de los últimos días están dejando sus efectos en las infraestructuras asturianas, especialmente en carreteras y vías de ferrocarril. Es lo que ocurrió este fin de semana, con la aparición de dos argayos. El primero de ellos ocurrió en la carretera nacional 634, en las cercanías de Arobes (Parres). El desprendimiento de tierra y rocas interrumpió el tráfico del carril en sentido a Oviedo. Operarios de la Demarcación de Carreteras trabajaron para limpiar la vía, aunque ahora falta estabilizar el talud afectado. El segundo derrumbe tuvo lugar sobre la vía de Feve en el concejo de Coaña. La caída de varias rocas en una zona de difícil acceso hizo necesario cortar el tráfico ferroviario entre Navia y Ribadeo, por lo que se vieron afectados los convoyes que conectan Oviedo y Ferrol. La vía quedó despejada poco después de la una de la tarde de ayer.

Por otro lado, todos los caudales de han recobrado la normalidad, después de que en los últimos días se viera incrementado su nivel de agua hasta el punto que en algunos lugares llegó a ser preocupante. El río Narcea, que en varios tramos llegó a estar en prealerta, como en Quinzanas (Pravia) o Requejo (Salas), vuelve a estar bajo control. Eso sí, los vecinos están vigilantes ante posibles precipitaciones intensas que ayuden al deshielo y favorezca el incremento de los caudales.

Las precipitaciones parecen aseguradas para las próximas horas. Hoy se prevén lluvias persistentes, especialmente en la mitad oriental, mientras que la cota de nieve se situará en los 1.300 metros. La situación se repetirá mañana, aunque la cota de nieve se prevé que baje a los 900 metros. Parece que las lluvias no darán un respiro a Asturias hasta pasado mañana, especialmente en la zona occidental, donde las precipitaciones tenderán a cesar por la tarde. Eso sí, no se prevén lluvias cuantiosas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos