De Mieres a lo más alto del 'skyline'

Arriba, una escalera mecánica de ThyssenKrupp, durante el proceso de instalarla en el One World Trade Center. A la izquierda, la primera escalera mecánica del mundo, instalada en Coney Island (Nueva York), en 1893. /  THYSSENKRUPP / E. C.
Arriba, una escalera mecánica de ThyssenKrupp, durante el proceso de instalarla en el One World Trade Center. A la izquierda, la primera escalera mecánica del mundo, instalada en Coney Island (Nueva York), en 1893. / THYSSENKRUPP / E. C.

Las escaleras mecánicas del edificio más alto e icónico de Manhattan, el One World Trade Center, se fabricaron en la fábrica de ThyssenKrupp Norte El 'ascensor inclinado' nació hace 125 años en Coney Island, en Nueva York

O. VILLA GIJÓN.

Acababa el siglo XIX ávido de maravillas técnicas, símbolos de progreso no exentas de una carga ideológica. El país que más y mejores ingenios instalaba se sentía más y mejor legitimado para dominar un mundo en el que el sistema colonialista iba dando paso a una nueva forma de dominación global, basada en la economía capitalista. Los pujantes Estados Unidos trataban de ir al frente en esa tendencia, y una de las maravillas que se le ocurrió al joven ingeniero Jesse Reno fue lo que se dio en conocer entonces como 'inclined elevator' (ascensor inclinado). La primera escalera mecánica, rudimentaria y minúscula, se instaló en el centro de atracciones (qué británicos son a veces los estadounidenses...) del Old Iron Pier de Coney Island, en Nueva York.

A los ciudadanos que se atrevían a subirse en esa trepidante ascensión (la velocidad no era mala, de 2,5 kilómetros por hora, no lejana de los 3,5 de la escalera moderna más rápida) se les ofrecía una copa de cognac para 'juntar coraje'. En dos semanas en el Old Iron Pier transportó unas 75.000 personas, y de allí se fue al puente de Brooklyn.

Desde entonces, la escalera mecánica ha contribuido tanto a dar accesibilidad a transportes y edificios en las grandes ciudades como a, en cierto modo, deshumanizarlas. Solo en los Estados Unidos, 100.000 millones de usuarios las utilizan cada año, mientras que Europa cuenta con no menos de 136.000 escaleras mecánicas, llevando el lema tan occidental de 'más alto, más rápido, más lejos' a una nueva cota.

Tan alto, como el edificio más elevado e icónico de Nueva York, el One World Trade Center, que se levanta en el mismo lugar en que las Torres Gemelas se alzaban hasta septiembre de 2001 y en el que las escaleras mecánicas llevan la tecnología y la firma asturiana de la fábrica mierense de ThyssenKrupp Norte. Esas escaleras se instalaron en las nuevas torres en 2012, en un proceso que llevó a suspenderlas a más de 400 metros de altura mientras aguardaban su colocación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos