Mieres y Langreo plantan al Principado y desencadenan una crisis en el área central

Representantes de las administraciones central, regional y los ayuntamientos, reunidos ayer para analizar la forma jurídica del área central, y con los huecos en la mesa dejados por el equipo de gobierno de Langreo. / ÁLEX PIÑA
Representantes de las administraciones central, regional y los ayuntamientos, reunidos ayer para analizar la forma jurídica del área central, y con los huecos en la mesa dejados por el equipo de gobierno de Langreo. / ÁLEX PIÑA

El boicot de las cuencas solivianta a Gijón, Oviedo y Siero. «No hay que mirar solo al ombligo de tu municipio», recriminó Wenceslao López

RAMÓN MUÑIZ / ALEJANDRO FUENTE OVIEDO / LANGREO.

Cuatro reuniones lleva el Principado convocando a los seis ayuntamientos más poblados para conformar juntos el área central y Mieres ha declinado asistir a dos de ellas. No estuvo la semana pasada, cuando la Consejería de Infraestructuras presentó un estudio que diagnostica qué cambios hacer para potenciar el transporte público. Tampoco en la que ayer analizó las distintas formas jurídicas que hay en la Unión Europea para crear este tipo de espacios de coordinación. Y al boicot ayer se sumó el equipo de gobierno de Langreo.

Los alcaldes de las cabeceras de las cuencas condicionan su continuidad a que la Universidad de Oviedo implante el grado de Deportes en el campus de Barredo en lugar del de Gijón. Es lo que anunció el primer edil mierense, Aníbal Vázquez, y a lo que se adhiere su colega en IU y regidor langreano Jesús Sánchez. El área central «no puede dar sus primeros pasos sin solucionar este asunto», dijo. El equipo de gobierno langreano dejará de participar de las reuniones «mientras el Ejecutivo regional no cumpla con su obligación». «El área central no se puede sostener sobre una mentira si no es capaz de resolver estas disyuntivas», afirmó. En la cita de ayer sí participaron dos concejales de la oposición langreana.

Más información

La actitud de Mieres y Langreo suscitó el reproche del resto del poder local. «El área metropolitana supone ser generoso y no solo mirar al ombligo de tu municipio», recriminó Wenceslao López, alcalde de Oviedo. «Hay ayuntamientos que tienen que ir madurando y aprender que la colaboración intermunicipal exige objetivos más amplios que los del propio municipio; se trata de compartir, no de competir. Hay que curarse contra el virus del localismo», agregó. En el equipo de gobierno gijonés dicen parecido. «Tenemos atributos para ser una ubicación idónea, pero es un tema independiente de este», distinguió la edil Ana Braña. La polémica universitaria «afecta a solo dos municipios y no debería servir para que ninguna de las dos eluda su compromiso con esta área», indicó. «Si cada vez que haya un problema puntual lo trasladamos al área central, ésta seguirá siendo una eterna promesa», advirtió el regidor sierense, Ángel García. «Hay que quitarse el traje de alcalde y pensar en el futuro de la región porque si no, siempre habrá una traba, un enfrentamiento puntual o un ciclo electoral que lo impida», lamentó el edil socialista.

En la reunión de ayer los representantes de la administración estatal, del Principado y los ediles de los cinco concejos que acudieron analizaron un borrador sobre la forma jurídica que dar a este foro de colaboración. El documento recuerda que el estatuto de autonomía permite «crear un ente mediante una norma con rango de ley» y analiza las experiencias de las áreas metropolitanas de Vigo y Barcelona. También valora el caso holandés de Eindhoven, donde una suerte de consejo político de 21 municipios marca las directrices.

El texto apunta que las fórmulas «más duras» implican cesión de competencias y «podrían generar rechazo». En su lugar sitúa como referencia al Consejo de Europa o la Conferencia de Presidentes, foros en los que se «coordinan para actuar de forma constructiva y sin enfrentamientos constantes», se regulan sobre «un simple protocolo» y toman decisiones por consenso pero sin vinculación jurídica. «El debate está abierto», matizó el consejero Fernando Lastra. En las próximas semanas cada ayuntamiento hará propuestas, después se organizarán jornadas en colaboración con el Colegio de Arquitectos y, tras una discusión interna, se quiere llegar a octubre con la decisión tomada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos