«Miguel y Felipe son los auténticos héroes por las ganas de vivir que han tenido»

La tripulación del buque de salvamento 'Alonso de Chaves' encontró a los pescadores en la mar después de horas de intensa búsqueda

P. LAMADRID GIJÓN.

«Se aferraron como titanes». La primera oficial del buque de salvamento 'Alonso de Chaves', Ana Trueba, elogió ayer la resistencia de Miguel García y Felipe Menéndez. Más de diez horas en las aguas del Cantábrico no doblegaron su voluntad y, al escuchar acercarse al remolcador, gritaron con todas sus fuerzas que estaban allí. A unas tres millas al norte del cabo Peñas, agarrados a la proa de la embarcación en la que había salido a pescar. El 'Alonso de Chaves' se sumó al dispositivo de búsqueda a la 1.20 de la madrugada de ayer. Fueron más de cuatro horas de rastreo incesante en la oscuridad. Cuando quedaban cinco minutos para que dieran las seis de la mañana, «al costado del barco escuchamos el sonido de un silbato», relató Trueba.

La tripulación dirigió los focos hacia la zona de la que procedía el ruido y «ahí estaban». Con la máxima celeridad posible, los rescatadores llegaron hasta Miguel y Felipe con la embarcación auxiliar, que los transportaría hasta el buque. «Se veía que tenían una hipotermia severa, por lo que decidimos avisar al Helimer para que los llevara al hospital», indicó. Felipe «estaba totalmente consciente, animando a su compañero, que estaba aferrado a la proa». Y es que Miguel «no reaccionaba cuando lo rescatamos».

Por fortuna, ambos se recuperan de este episodio. No cabe duda de su fortaleza físíca, pero también mental. «Son los auténticos héroes por las ganas de vivir que han tenido», aseguró la primera oficial del 'Alonso de Chaves'. Además, los elementos jugaron a su favor. «Todo salió bien por un cúmulo de circunstancias», añadió. En primer lugar, alertaron acústicamente al operativo de rescate de su presencia, de modo que, al aproximarse, la tripulación del buque pudo avistarles. Asimismo, «llevaban los salvavidas puestos, dos cada uno». La ropa de abrigo que llevaban logró aislarles, en parte, de las bajas temperaturas del Cantábrico.

Aunque el mercurio apuntaba bajo, no tanto «como otros años por esta época». Además, «se dieron unas condiciones favorables, sin apenas mar ni viento». Trueba subrayó la resistencia de los pescadores, pero no cabe duda de que resultó también fundamental la pericia del equipo que trabaja en el 'Alonso de Chaves' para encontrarles. Ramiro Armando García, Ricardo Zamacona, Sergio Roiz, Manuel Bernal, José Ángel González, Aquiles Garea, José Abeijón, Juan González, Juan Carlos Ferreiro, Fernando Lestón, Alberto Casais, Sergio Alonso y Roberto Calvo, junto con Trueba, componen la tripulación que se retiró a las siete de la mañana después de poner a salvo a estos vecinos de Cudillero y Soto del Barco que, a buen seguro, les están muy agradecidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos