Los 17 millones a liquidar en la variante en 2021 «serán por obra ya terminada»

Obras de culminación de la plataforma de la variante, cerca de Campomanes.
Obras de culminación de la plataforma de la variante, cerca de Campomanes. / JESÚS MANUEL PARDO

Fomento reitera que terminará los trabajos en 2020 «pero luego hay un periodo en el que estaremos pagando certificaciones finales»

R. MUÑIZ OVIEDO.

El 1 de enero quedaban 228,23 millones por invertir en la variante de Pajares para tenerla concluida tal y como se madura ahora, es decir, con los dos túneles listos, y vías de ancho internacional. Según la programación que el Ministerio de Fomento facilitó a Foro Asturias, y que el partido hizo pública el miércoles, está previsto que los últimos 17 millones de esa factura se satisfagan en el año 2021. La formación que preside Cristina Coto puso el grito en el cielo al conocer el dato, entendiendo que «la actual planificación presupuestaria del ministerio no cumple el pacto de Gobierno PP-Foro para la puesta en servicio de la variante en esta legislatura 2016-2020».

La queja ha propiciado que Fomento de un paso al frente y explique el significado de esa última reserva presupuestaria. «En la planificación que estamos siguiendo la obra de la variante estará lista en 2020, no quedando trabajos por realizar el año siguiente», explican fuentes de Adif Alta Velocidad, la empresa pública del ministerio que coordina los trabajos. Los 17 millones programados tendrían por fin financiar «el cierre de los expedientes, las certificaciones finales y las últimas liquidaciones», precisan las mismas fuentes. Es decir, es dinero para saldar «obras ya terminadas, no para financiar trabajos en curso». «Una vez acabado el trabajo, hay un periodo en el que estaremos pagando certificaciones finales», indican.

La explicación es coherente con la promesa del ministro, Íñigo de la Serna, según la cual el tramo León-La Robla estará listo a finales de 2019 o inicios del curso siguiente, mientras la variante lo haría a finales de 2020. El argumento concuerda también con la experiencia reciente en este tipo de obras, en las que una vez concluido el tajo, administración y funcionarios pasan luego largo tiempo discutiendo las últimas certificaciones.

Los macrotúneles de la variante en la vertiente asturiana son buen ejemplo. El denominado Lote 3 por ejemplo se firmó en 206 millones, adjudicó en el año 2003, y Adif Alta Velocidad recepcionó el tramo en 2014. La certificación final sin embargo no se saldó hasta el año pasado. Los trabajos del Lote 4 por su parte fueron entregados en 2011, y sin embargo la factura del último modificado no se liquidó hasta cinco años más tarde.

En su protesta, Foro anticipaba que en la negociación de los presupuestos de 2018 pedirá más fondos para acotar los plazos de obra.

Fotos

Vídeos