La mitad de los conductores asturianos admite que se pone al volante aunque tenga sueño

Coches circulando por la Y.
Coches circulando por la Y. / E. C.

26.500 asturianos dicen haber tenido un accidente tras haberse dormido conduciendo

Laura Mayordomo
LAURA MAYORDOMOGijón

Sentir somnolencia al volante es uno de los riesgos más importantes de la conducción. Sin embargo, pese a la gravedad del problema no todos los conductores se lo toman en serio. De hecho, un estudio elaborado por la Fundación Línea Directa asegura que el 55% de los conductores asturianos reconoce que «no para nunca cuando le entra sueño al volante». Según señalan los autores del informe, «todos hemos vivido alguna vez la situación. Calor, rectas interminables, cientos de kilómetros recorridos y muchas ganar de llegar a nuestro destino. Los efectos no se hacen esperar y aparecen parpadeos excesivos, fuerte relajación, bostezos y cabezadas cada vez más frecuentes».

El trabajo al que hace referencia Línea Directa releva que 390.000 automovilistas del Principado admiten haber sufrido somnolencia mientras conducían, de los cuales 181.700 han tenido microsueños. El resultado de esta situación es alarmante: «26.500 conductores del Principado dicen haber tenido un accidente por culpa de haberse quedado dormidos al volante, de los cuales, casi 18.000 fueron graves o muy graves». Estas son las principales conclusiones del estudio ‘Influencia de la somnolencia en los accidentes de tráfico entre 2011 y 2015’.

Fotos

Vídeos