Los montañeros piden «sentido común» para evitar accidentes

Tres montañeros durante una escalada./
Tres montañeros durante una escalada.

Los federados en Asturias se han duplicado en estos años, se pasó de 3.000 a 7.000

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Cada vez son más las personas que se animan a hacer travesías y excursiones por las montañas asturianas. A ellas, hay que sumar aquellos deportistas más extremos, como pueden ser los escaladores. Pero todos tienen en común una cosa: la seguridad debe primar siempre. A pesar de ello, los accidentes ocurren. La preocupación sobre la seguridad en la montaña saltó a la actualidad esta primavera, con el fallecimiento de cinco personas en dos accidentes en los Picos de Europa. En el primero, ocurrido el 23 de abril, fallecieron tres escaladores expertos; los zamoranos Fernando Casquero, Daniel Camarzana y Rubén Rodríguez, cuando estaban en el Espolón de El Jiso. En el segundo, el 1 de junio, las víctimas fueron el matrimonio suizo formado por Peter Max Kamber y Natalie Kamber, tras despeñarse cuando transitaban por la Torre de Altaiz, en los Urrieles. Pero, ¿cómo se pueden evitar episodios como estos? Los montañeros los tienen claro: sentido común. Pero también hay algunas ayudas. Y es que cada vez hay más gente en la montaña, pues solo en Asturias se pasó en poco años de contar con unos 3.000 federados a casi 7.000.

Magín Casas es el presidente del Grupo de Montaña La Peñuca, de Gijón, quien resalta que «no echamos en falta ninguna medida de seguridad especial por parte de los organismos oficiales. Lo que está claro es que estas cosas suelen suceder cuando no se va en grupo. Si alguien se aparta de las excursiones, surgen los percances».

CONSEJOS

Equipo
Es recomendable emplear buen calzado y ropa adecuada al tiempo.
Aviso
Imprescindible dar aviso de adónde vamos, con quién y a qué hora se inicia y se calcula terminar la ruta.
Grupos
No es recomendable salir de excursión en solitario, mejor en grupo y no separarse.
Opciones
Es buena idea tener un plan alternativo por si el itinerario no resulta prudente una vez iniciado. A veces es tan sencillo como darse la vuelta si las cosas no van como se desarrollan como estaban programadas.
Problemas
Las altas temperaturas pueden causar un golpe de calor. Asimismo, es conveniente ir prevenido ante picaduras de insectos o la aparición de animales.
Información
Hay que consultar el tiempo y los mapas antes de salir.

Casas explica que uno de los elementos fundamentales con los que cuentan en sus excursiones es el MIDE (Método de información de excursiones), que permite valorar y expresar la dificultad de las excursiones a partir de una escala de graduación de las exigencias técnicas y físicas de los recorridos, permitiendo clasificarlos para una mejor información. Es un instrumento de prevención de accidentes, pues aporta información como los desniveles, la dificultad de la ruta, la cantidad de esfuerzo necesario, la distancia, la duración estimada de la ruta y otros parámetros similares.

«Antes nadie hablaba de esto, pero ahora hay libros, cursillos, gente homologada...»«Aunque se pongan carteles de Torrecerredo, ¿quién te va a cerrar el paso?»

Por experiencia

El presidente de La Peñuca indica que «en cada excursión llevamos toda esa información más un teléfono móvil por si hay problemas». Y es que Magín Casas sabe bien de lo que habla, pues hace dos años perdió a un amigo en la sierra de las Ubiñas: «Lo que pasó es que se separó de lo programado, no iba controlado». Por eso, considera fundamental que los miembros del grupo arropen a aquellos que tienen más dificultades para realizar la excursión, sobre todo con el fin de que no tomen senderos equivocados o se acerquen a los bordes de los precipicios. «Nuestra preocupación por la seguridad es máxima», indica y asegura que «en Asturias estamos muy sensibilizados. Hace poco murió una policía local de Gijón cerca de Riaño (León). Seguro que iba bien, pero un percance sucede hasta pasando una acera. En la montaña, esos percances son mucho más complicados. Por eso, es importante que la gente no se salte las normas».

Desde la Agrupación Deportiva Las Xanas, de Trubia, su presidente, José Antonio Fernández-Peña cree que las medidas de seguridad en la montaña «son las propias de cada individuo. Primero hay que tener conciencia de la ruta que se va a realizar. Las montañas están ahí, no se mueven. Si el día no está bien para hacer la ruta, se puede volver en otra ocasión».

Fernández-Peña asegura que hay abundante legislación sobre el asunto y muchos controles. «Antes nadie hablaba de esto, pero ahora hay libros, cursillos, gente homologada en cuestiones de seguridad... Además, se preparan las rutas previamente». Pero reconoce que «los accidentes en la montaña son imprevisibles, no se sabe cuándo pueden ocurrir. Lo importante es tratar de evitarlos preparando bien la salida y conociendo a la gente con la que sales». Por ello, abunda que las situaciones más peligrosas se suelen dar cuando «una persona camina sola o son grupos de dos o tres personas. Siempre recomendamos que, al menos, vayan cuatro personas, porque si hay un accidente alguien se tiene que quedar con el herido y otra persona buscar ayuda».

Alfredo García Cuetos, del Grupo de Montaña Peña Mea, de Pola de Laviana, fue vocal de la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo del Principado de Asturias, además de su responsable de las carreras de montaña. Sí indica que no es normal que en solo dos accidentes haya habido cinco fallecidos, aunque en el primero eran escaladores de nivel en una práctica que conlleva un riesgo, y en el segundo se tratara de senderistas que se despistaron en la niebla y acabaron cayendo por un precipicio. García Cuetos indica que en la montaña «hay decisiones erróneas y un riesgo intrínseco, como la caída de piedras o la niebla. Lo que hay que intentar es minimizar esos riesgos y aprender a convivir con ellos».

Un año negro

De cualquier modo, los cinco fallecidos registrados en esos dos accidentes en Picos de Europa «no supone una incidencia mayor que otros años. Está claro que cinco muertos ya hace que este sea un año negro en la montaña, pero ocurrieron en dos accidentes graves que a veces solo dejan heridos. Que se caigan piedras en una vía es normal, pero lo que no es tan normal es que causen tres muertos». Este experto montañero indica que este año no hubo unas circunstancias que agravaran las situación de la montaña, como la nieve u otras condiciones.

Alfredo García Cuetos no cree que sea necesario implantar medidas por parte de la Administración, como limitar el acceso a Picos de Europa a gente con experiencia, porque «no se pueden poner puertas al campo. Además, ¿quién lo controlaría? En el Cervino se trató de hacer algo así y los guías no admiten gente sin pasar un test previo y ver su nivel técnico y físico. Pero fuera de eso, hablando de los profesionales, es muy complicado. En el Urriellu hubo ese planteamiento, pero se vio que era muy difícil de aplicar».

Tampoco considera que sea necesario incrementar la señalización en la montaña porque «si hay algo es información. Pero es el propio interesado quien tiene que valorar la ruta que hace según su nivel. Además, está lleno de carteles de peligro, de rutas de alta dificultad, por ejemplo en Somiedo. Es una decisión que tiene que tomar el interesado, pero con sentido común. Aunque se pongan carteles en Torrecerredo, ¿quién te va a cerrar el paso? Otra cosa son los extravíos por la niebla, que acabas donde no quieres». Pero García Cuetos apunta que «la montaña es un medio con riesgos que siempre tiene una estadística negativa».

Fotos

Vídeos