La mortalidad por cáncer es un 17% mayor en los municipios industriales de la región

La mortalidad por cáncer es un 17% mayor en los municipios industriales de la región

Un estudio del Centro Nacional de Epidemiología insta a tomar medidas para reducir las emisiones cancerígenas procedentes de las industrias

MARCOS MORO GIJÓN.

La mortalidad por tumores malignos es un 17% mayor que la media nacional en los municipios industriales de Asturias y del resto de España. Es una de las conclusiones que arroja un estudio del Centro Nacional de Epidemiología, en Madrid, recién publicado en la prestigiosa revista 'Environmental Research', que observa un exceso de riesgo de morir por algunos tipos de cánceres en municipios en cuya proximidad existen ciertos complejos industriales.

La investigación pone de manifiesto «las grandes cantidades de sustancias tóxicas que han sido liberadas indiscriminadamente durante muchos años» al medio ambiente y exige fijar como objetivo «ineludible» la reducción de emisiones cancerígenas en la industria. Según explicó ayer a EL COMERCIO Pablo Fernández Navarro, uno de los cinco investigadores que firman este estudio dirigido por Gonzalo López-Abente, «dada la cantidad de sustancias contaminantes (muchas de ellas carcinógenas) que emiten las instalaciones industriales en la proximidad de los municipios, desde el punto de vista de la salud pública cualquier medida preventiva que reduzca o elimine la exposición a éstas es fundamental y necesaria». Sin embargo, los autores del estudio destacan también que el sector industrial realiza grandes esfuerzos año a año para minimizar su impacto en el medio ambiente y de esta manera en la salud.

El trabajo, que ha analizado los 8.098 municipios españoles entre 2007 y 2010, alerta de que «hay altas emisiones de carcinógenos en la proximidad de pueblos en el suroeste, este y norte del país». En el caso de Asturias, en Gijón y Avilés se localizan -como se observa en el sombreado negro del mapa sobre estas líneas- algunas de las poblaciones más expuestas a sustancias contaminantes carcinógenas de toda España. Unas emisiones que tienen que ver con las partículas que liberan térmicas y otros grandes complejos industriales. Comparten con el resto de municipios industriales del país que en ellos se detecta un exceso de mortalidad por leucemias y tumores malignos digestivos, respiratorios, de próstata, de mama, de ovarios y de vesícula biliar.

En Gijón y Avilés la mayor exposición a sustancias carcinógenas es por las partículas

Hay 1.500 municipios españoles situados a menos de cinco kilómetros de una industria emisora de sustancias consideradas cancerígenas por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, según constata el trabajo, a fecha de 2010. Son nueve millones de personas potencialmente afectadas. Si se reduce la distancia a dos kilómetros de un foco contaminante, hay dos millones de habitantes concernidos. En los cuatro años analizados, la industria española emitió al aire cientos de toneladas de derivados cancerígenos de metales pesados, como níquel (211 toneladas), cromo (64), arsénico (20) y cadmio (9).

En ese mismo periodo, aunque las emisiones de algunos compuestos cancerígenos se redujeron, otras aumentaron, como las de dioxinas y furanos, productos de desecho en la incineración de basuras, la fabricación de acero y la producción de papel o de cloro para la síntesis de insecticidas y herbicidas, por ejemplo. Los expertos han obtenido los datos del Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y obligatorio desde 2007.

«Los resultados nos ayudan a generar hipótesis sobre las posibles asociaciones entre la contaminación emitida por las industrias y el desarrollo del cáncer, pero no pueden mostrar causalidad», indica Fernández Navarro. No obstante reconoce que «la exposición a un foco de contaminación industrial que emite día y noche cerca de la población y durante años no puede tener consecuencias inocuas».

Cámara de Comercio de Gijón

La Cámara de Comercio de Gijón expresó ayer su rechazo a que se atribuya al sector industrial asturiano ser fuente única de la elevación de los parámetros de contaminación del aire. Realizó un llamamiento a la responsabilidad y censuró afirmaciones vertidas sobre las causas de esta polución en las que, según la entidad cameral, «han intervenido de manera especialmente relevante los desgraciados incendios sufridos en Asturias y la ausencia de lluvias».

Más noticias

Fotos

Vídeos