Muere al caerle sobre la cabeza una piedra cuando vigilaba su ganado en Aller

Muere al caerle sobre la cabeza una piedra cuando vigilaba su ganado en Aller
Un vecino señala la zona en la que apareció el cuerpo. / J. M. PARDO
Aller

Los vecinos del núcleo rural de Llamas lloran la pérdida de Celestino Díaz, «una gran persona, sonriente y amable»

A. F. G. LLAMAS (ALLER).

«Era una gran persona, siempre sonriente y muy amable con todos. Es una gran pérdida», afirmaba Joaquina Fernández, vecina de la localidad de Llamas, en Aller, sobre Celestino Díaz Fernández, quien falleció tras caerle una piedra sobre la cabeza. «Pasaba todos los días delante de casa cuando se dirigía a su finca a cuidar del ganado», indicaba su vecina. Celestino Díaz, el miércoles, acudió, como cada jornada, a vigilar sus vacas en la ladera del pico Bolacio. Pero no regresó. Su cuerpo sin vida fue encontrado en la pista de acceso a esa zona. La autopsia, confirmó la Guardia Civil, certificó que el hombre, de 50 años, murió tras recibir un golpe en la cabeza al caer una roca de la ladera. «Fue una fatalidad», afirmaba Leandro Cabo, quien fue compañero en la mina de Celestino, quien era una persona muy conocida en la zona. Había nacido en Llamas, «de donde era toda su familia y donde siempre vivió», recordaban quienes fueron sus vecinos.

La zona en la que se produjo el accidente -el miércoles- es de difícil acceso. «Esa tarde había mucho viento y lluvia, por lo que es fácil que cayera alguna roca de lo alto; sobre todo, después que quemar parte del monte», decían en el pueblo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos