Consternación en el montañismo asturiano por la muerte del gijonés Arturo Larroza

Arturo Larroza, en una de sus excursiones./ E. C.
Arturo Larroza, en una de sus excursiones. / E. C.

El presidente del grupo San Nicolás había desaparecido el sábado mientras revisaba una ruta en Peñamellera Baja

AIDA COLLADO / LUCÍA RAMOS GIJÓN / PANES.

El montañismo asturiano apenas ha tenido tiempo para salir de su conmoción. Este domingo, solo una semana después de conocer la muerte del montañero gijonés Manuel Suárez -del grupo Ensidesa- en Proaza, tuvo que enfrentar una nueva y dolorosa pérdida. La del presidente del grupo de montaña San Nicolás, con sede en el barrio gijonés de El Coto, Arturo Larroza, quien a sus 68 años era «todo un referente» del deporte asturiano.

Larroza había desaparecido el sábado por la tarde, mientras rastreaba una ruta de Peñamellera Baja. Fue encontrado la mañana del domingo, poco antes de las 10.30 horas, en la cara noroeste del pico Vigueras, ubicado entre las localidades de Oceño y San Esteban de Cuñaba, donde se le había perdido la pista el día anterior.

La voz de alarma la dio su compañera, Mari Carmen Fernández, con quien estaba revisando la ruta. En determinado momento, según narró la mujer, Larroza decidió subir solo a la peña para señalizar mejor el camino. Tras horas de espera sin que este volviese, decidió dejarle un mensaje en un árbol -escrito con un trozo de teja-, avisándole de que le esperaría en el coche.

Más información

Una vez en el vehículo, su preocupación fue en aumento con el paso de las horas, hasta que a las 19.53 decidió avisar a las autoridades. Entonces, se puso en marcha un operativo de búsqueda del que formaron parte bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) de los parques de Cangas de Onís y Llanes, así como su Grupo de Rescate de Bomberos, a bordo del helicóptero medicalizado, y el Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil con base en Cangas de Onís. Le buscaron hasta las cinco de la mañana. Hoy, a primera hora -los trabajos se reanudaron a las 8.30 horas-, se sumaron al dispositivo la Unidad Canina y varios vecinos. Entre ellos el pastor José María Corces, conocedor de la zona y quien ya por la noche había guiado a los efectivos por la ruta que debió seguir el montañero al que buscaban. Una vez localizado, en una zona de muy difícil acceso, el cuerpo fue evacuado por el servicio de Montaña de la Guardia Civil en helicóptero hasta el aeropuerto de la Morgal, donde los servicios funerarios lo trasladaron al Instituto de Medicina Legal. Allí se le practicará la autopsia.

A la espera de conocer las razones de su fallecimiento, los miembros del grupo de montaña que presidía creen que «tuvo que pasarle algo», porque Larroza, padre de dos hijos, se caracterizaba por su escrupulosa prudencia. Sus compañeros y amigos estaban ayer «destrozados». San Nicolás, con 120 socios, era su gran proyecto, desde el nacimiento del grupo en el año 2001. Pero su calidad como guía le hizo pasar por otros muchos, que se lo rifaban. «Desde la Agrupación Montañera Astur Torrecerredo al Grupo Picu Urriellu, pasando por el Real Grupo de Cultura Covadonga», recuerdan sus allegados.

También los pueblos de San Esteban de Cuñaba y Oceño, cuyos habitantes se habían implicado activamente en la búsqueda, recibieron con tristeza la lamentable noticia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos