Paz Fernández le dijo a un amigo que estaba preocupada poco antes de desaparecer

Saco con piedras que ayer extrajeron los buzos de la Guardia Civil del interior del embalse de Arbón, en las proximidades del lugar en el que se localizó el cadáver. / DAVID SUÁREZ

La gijonesa, cuyo cuerpo apareció en el embalse de Arbón, decía en su mensaje que le faltaba dinero para una autocaravana

DAVID SUÁREZ FUENTE

Paz Fernández Borregorecibió una llamada en uno de sus dos teléfonos a las 21.42 de la noche del 13 de febrero, el día que desapareció en Navia. Así se escucha en un mensaje de audio que la mujer envió a un amigo suyo, Javier Ledo, que la había invitado a cenar, aunque ella nunca llegó a decir que iría. Y, de hecho, no apareció. Paz, en los últimos mensajes que envió antes de desaparecer, le contaba a su amigo que estaba preocupada porque le faltaba dinero para arreglar la autocaravana.

Ledo asegura que acabó quedándose dormido mientras esperaba que ella se comunicara con él o acudiera a un piso de su propiedad, muy cerca del hostal en el que se alojaba Paz, debido a la medicación que toma por una contusión ósea que limita sus movimientos. Aquella noche fue la última que se supo de Paz, cuyo cadáver apareció este miércoles en el embalse de Arbón.

Más noticias

Fracturas en el cráneo

Paz Fernández Borrego murió el mismo día de su desaparición como consecuencia de las graves fracturas que le provocaron en el cráneo con un objeto contundente. La autopsia practicada en la mañana de ayer al cadáver de la mujer de 43 años confirmó las sospechas de la Guardia Civil: fue asesinada. La investigación de la Benemérita avanza y se centra en un conocido de la víctima, sobre el que ya recaían las sospechas antes de que el martes apareciese el cuerpo flotando en el embalse de Arbón, a unos diez kilómetros de Navia, donde el 13 de febrero se le perdió la pista a esta gijonesa, que deja dos hijos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos