Muñoz Molina se lo puso fácil

Instituto de Educación Secundaria Nº 5, donde se celebran en Avilés los exámenes de la convocatoria extraordinaria de la EBAU.
Instituto de Educación Secundaria Nº 5, donde se celebran en Avilés los exámenes de la convocatoria extraordinaria de la EBAU. / P. Bregón

Los 907 alumnos de la EBAU de julio salen satisfechos de las primeras pruebas

LAURA MAYORDOMOGijón.

Un comentario de texto a partir de un artículo de Antonio Muñoz Molina, el grupo poético del 27: las dos etapas de Federico García Lorca (en la opción A) y la obra de carácter expresionista de Valle-Inclán: el esperpento (en la opción B) fueron algunas de las preguntas del examen de Lengua Castellana y Literatura II con las que ayer arrancó la convocatoria extraordinaria de la Evaluación de Bachillerato de Acceso a la Universidad (EBAU) en Asturias. Un total de 907 alumnos -un 57% chicas y un 43% chicos- se presentaron a los exámenes que se llevaron a cabo en siete sedes: dos en Oviedo y una en Gijón, Avilés, Ribadesella, Cangas del Narcea y Tapia de Casariego. Además de quienes lo hacen por haber terminado el curso con alguna asignatura suspensa, que tuvieron que recuperar, hubo quien se presentó para intentar subir la nota de junio o por estar entre el 7,5% de los que no superaron esa primera convocatoria.

Las fechas

Miércoles 12 de julio.
Publicación de las notas en la web de la Universidad.
Jueves 13, viernas 14 y lunes 17.
Revisión de exámenes. El lunes, hasta las 14 horas.
Martes 18.
A partir de las 18 horas, generación de certificados digitales.
Viernes 21.
Publicación de las notas tras las revisiones a partir de las 18 horas. Dos horas más tardes se podrán generar los certificados.

En Gijón, Paula Rodríguez, alumna del San Eutiquio-La Salle que quiere enfocar su futuro académico hacia los estudios de Educación Social, fue de las primeras en concluir la prueba de Lengua y Literatura. Lo hizo convencida de que tendrá una buena nota, «un notable alto, seguro». También contenta por un examen que le resultó «muy fácil» se mostraba Natalia Quintana Martínez. Alumna del Codema, logró en apenas un mes algo que para muchos puede parecer imposible: aprobar las seis asignaturas que, durante el curso, se le habían atascado. En junio, solo tenía aprobadas Lengua y Filosofía. «Fue un año muy duro. No me gustó mucho la opción de bachillerato que escogí, Ciencias de la Salud, con Física como optativa, y no supe organizarme ni estudié bien», reconocía a las puertas de la Escuela de Ingenieros, donde se examinaban los preuniversitarios gijoneses. Con un cambio en las técnicas de estudio, una buena dosis de esfuerzo personal y la ayuda de varios profesores particulares -«Ana, de Física, Matemáticas y Química; Manuel, de Lengua; y Rosa, de Inglés»- consiguió los aprobados que la condujeron directamente a la EBAU sin tener que repetir curso, su mayor temor.

Tras el de Lengua, llegó el turno del examen de Historia, materia que, como ocurrió en la convocatoria de junio, más preocupaba a los alumnos por la amplitud del temario: desde la prehistoria hasta la integración de España en la Unión Europea. Pero que a buena parte también le resultó «fácil». En la opción A, la más sencilla para muchos, se pedía por ejemplo describir las causas, desarrollo y consecuencias de la Revolución de Asturias de 1934. Tres puntos conseguían quienes explicaran correctamente los elementos fundamentales del sistema político ideado por Cánovas. En la opción B, la mayor puntuación se la llevaba la pregunta sobre el carlismo: su ámbito geográfico, ideario y apoyos sociales.

Hoy, la EBAU continuará con dos nuevos exámenes de la fase obligatoria. El de lengua extranjera y el de Fundamentos del Arte, Latín, Matemáticas o Matemáticas Aplicadas a las Ciencias Sociales, en función de la modalidad de Bachillerato que se haya cursado. Los de la tarde se reservan a los que quieran subir nota.

Fotos

Vídeos