El Comercio

Museos de Asturias

Museo de Arte Sacro

  • La visita comienza en el mismo pórtico de la iglesia, un templo a medio camino entre el gótico y el románico que data del siglo XIII. Está decorado con hojas de castaño, clavos y un motivo en ajedrez que, no sin cierto orgullo, el cura explica que es único en el occidente de la región

FICHA DEL MUSEO

Dirección: Tineo. Iglesia de San Pedro

Horario: Cualquier día del año, con cita previa.

Precio: 1 euro

Teléfono: Contactar con el cura, Cándido García, antes de la visita. Vive en el edificio anexo a la iglesia. Su teléfono es el 689.572.628

DESCRIPCIÓN

Al igual que la mayoría de museos de la zona, el de Arte Sacro de Tineo nace de la recopilación y preservación de un patrimonio hallado. Su responsable, el cura de Tineo y arcipreste del suroccidente asturiano, Cándido García, recuerda que fue su predecesor, Jesús Álvarez, quien recuperó mediante Contencioso los fondos de la Casa de Cultura de Tineo, que los reclamaba para sí. La voluntad es la de conservar toda una colección hallada, en su mayor parte, en parroquias del concejo.

La visita comienza en el mismo pórtico de la iglesia, un templo a medio camino entre el gótico y el románico que data del siglo XIII. Está decorado con hojas de castaño, clavos y un motivo en ajedrez que, no sin cierto orgullo, el cura explica que es único en el occidente de la región. Espectaculares son, asimismo, las puertas de roble, de una sola pieza cada una.

La iglesia de San Pedro, situada en lo más alto de Tineo, es un antiguo monasterio franciscano. Fue reformada en profundidad en 1880 y, desde 1996, acoge esta colección de Arte Sacro.

El museo, como tal, comienza en la tribuna, y se trata, en palabras del cura, de una «pequeña síntesis de lo que hay después». Destacan los fondos bibliográficos, entre los que se encuentra una Biblia ilustrada de 1590.

La segunda sala está dedicada a la orfebrería sacra. La pieza más apreciada de todas las que allí atesora Cándido es una cruz procesional de cobre del siglo XVI.

La tercera sala está dedicada a la imaginería del mismo siglo y la cuarta y última estancia es, según el cura, el «santa sanctórum: no hay otra sala como esta en Asturias».

Consta de 28 tallas de madera de entre los siglos XII y XV, entre vírgenes y santos deudores, además, de su propia historia personal: uno de ellos, ya irreconocible, estuvo a punto de convertirse en leña y aún exhibe los hachazos que recibió en otro tiempo.

Por último, Cándido organiza en verano exposiciones temporales de quince días con «lo que hay en los arcones».