El Comercio

Museos de Asturias

Museo Palacio de Revillagigedo

  • Es un museo en sí mismo: no solo está a pocos metros del mar; no solo preside el barrio histórico y marinero de Gijón; es, además, un raro ejemplar de palacio erigido en el siglo XVIII a partir de una torre medieval

FICHA DEL MUSEO

Dirección: Plaza del Marqués, Gijón

Horario: En invierno, de 10.30 a 13.30 horas y de 16 a 20 horas de martes a sábado; y en verano, de 11.30 a 13.30 horas y de 16 a 21 horas. Los domingos abre de 12 a 14.30 horas.

Precio: Gratis.

Contacto: 985 34 69 21

DESCRIPCIÓN

El Palacio de Revillagigedo ya es un museo en sí mismo: no solo está a pocos metros del mar; no solo preside el barrio histórico y marinero de Gijón; es, además, un raro ejemplar de palacio erigido en el siglo XVIII a partir de una torre medieval y adosado, por si fuera poco, a la muralla romana que protegía el alto.

Gestionado por la obra social de Cajastur, el palacio de Revillagigedo fue reformado por completo hace dos décadas para dedicarlo exclusivamente a exposiciones temporales: por él han pasado goyas o chillidas; o la reciente muestra de la colección privada Gerstenmaier.

Cuenta con tres plantas. La visita comienza en el patio central, en el que se pueden contemplar la versión de madera de los tres asturcones que lucen en la plaza ovetense de la Escandalera, frente a la sede principal de Cajastur.

Las dos plantas siguientes, organizadas alrededor del patio y con abundante luz natural (procedente de la plaza del Marqués y del corredor, que se ha restaurado tal y como estaba) albergan hasta tres exposiciones simultáneamente, ordenadas alfabéticamente pero en las que es conveniente y apropiado perderse, dada la comunicación de todas con todas.

Conviene reparar en las peculiares alturas a las que ha dado lugar la disposición moderna de las salas, que deja algunas de las ventanas de piedra a media altura. Asimismo, de noche, la fachada ofrece una iluminación artística fruto de la colaboración con la Fundación Hidroeléctirca del Cantábrico (HC).

En la parte trasera del palacio se encuentra un amplio espacio que en verano se habilita para actos y conciertos; y subiendo la cuesta que lleva al corazón de Cimadevilla, a la izquierda de la fachada, se encuentra la capilla, de visita obligada. Es conveniente, pues, solicitar previamente una visita guiada.