«Esta comida entra por los ojos nada más verla»

El chef Nacho Manzano, junto a Ana Rosario Suárez mientras degustaba el menú especial en el HUCA. / PABLO LORENZANA

Los pacientes del HUCA, «encantados» con el menú diseñado por Nacho Manzano y los servicios de cocina y nutrición del hospital

LAURA CASTRO OVIEDO.

«Estoy convencido de que el bienestar y el placer culinario se dan la mano para ayudar a la recuperación de los pacientes». Este fue uno de los motivos que llevó al chef Nacho Manzano a diseñar un menú especial junto a los servicios de nutrición y cocina del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) para «alegrarle el día» a quienes estaban ingresados. Y lo consiguieron a juzgar por las valoraciones de pacientes como Ana Rosario Suárez. «Son platos muy elaborados que entran por los ojos nada más verlos», señaló. Del menú compuesto por verdinas con bacalao y pil pil, chamón en su jugo con ñoquis de maíz y espinacas y cuajada de apio, agua de manzana y contrastes anisados, Suárez destacó la carne. «Me ha encantado, se nota que le han dedicado mucho tiempo», valoró. También Claudia López, ingresada desde el 15 de enero, alabó los platos de Manzano y aseguró que no suele comer postre, pero a éste «no le podía decir que no».

No era la primera vez que el chef con dos estrellas Michelin elaboraba un menú para las personas que están hospitalizadas. El pasado verano deleitó a los pacientes del Hospital Francisco Grande Covián, en Arriondas, y esta vez quería repetir esa cooperación con el equipo del servicio de cocina del HUCA. «Es un día especial para los que están ingresados, pero también para nosotros», comentó el chef asturiano.

Elaborar un menú en un hospital «no es sencillo», tal y como señaló el jefe del servicio de hostelería del HUCA, Alfonso Pandiello. De hecho, «de cada cien dietas, setenta tienen restricciones alimentarias». Intentaron que el menú de Manzano llegara al mayor número de personas posible, pero aun así «unos doscientos pacientes» no pudieron probar ninguno de los platos. «Los que nos dedicamos a esto tenemos muchas limitaciones, pues la comida forma parte de la recuperación de los enfermos», añadió. Manzano define la cocina como una «productora de bienestar» y se marchó del HUCA esperando haberles dado «felicidad a los pacientes a través de la comida».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos