«En ningún momento pusimos a nadie en riesgo», dice el conductor del vehículo atrapado en L'Angliru

El conductor del coche que se quedó atrapado en L'Angliru.

Otro de sus compañeros asegura que desde el 112 se rieron de ellos. «Me parece muy fuerte tener un servicio de emergencia así en España», asegura

E. C. / A. F. G. RIOSA.

Héctor Carballo es el mierense que conducía el todoterreno que la madrugada del sábado al domingo se quedó atrapado en L'Angliru por el temporal de nieve cuando él y sus seis amigos decidieron subir al puerto asturiano. Según explica Carballo, el vehículo es un Mutsubishi de siete plazas «preparado para la peor meteorología» que, no obstante, no pudo hacer frente a los 40 centímetros de nieve acumulada que se encontraron en pocos minutos debido al temporal que ya se venía anunciando desde hacía horas.

Fue entonces cuando la idea inicial de subir «a disfrutar de la nieve» se convirtió en una pesadilla. Según cuenta Héctor, pese a que cuando solicitaron ayuda desde el 112 se les reprochó su falta de previsión antes de coger el volante ante la alerta por temporal, «no es la primera vez que lo hacemos y no será la última. Lo hace mucha gente».

En contexto

Al igual que los siete jóvenes, Ana Díaz, alcaldesa de Riosa para quien la 'aventura de los jóvenes fue una «imprudencia total», tampoco se olvida de lo sucedido esa noche. Pasaban las cuatro y media de mañana cuando el 112 de Asturias recibió un aviso del servicio de emergencias de Cataluña. Una cliente de una aseguradora llamó a la compañía para avisar de que el todo-terreno, en el que iban los mierenses, quedó atrapado en plena ascensión. La regidora -que fue avisada a las cinco de la mañana- indicó que se quedaron atrapados en La Cueña de les Cabres, a cuatro kilómetros del área recreativa de Viapará, una zona con una inclinación superior al 23%.

Dos de los ocupantes del vehículo decidieron descender a pie. Los otros cinco quedaron a la espera de los servicios de rescate. «Enviamos a dos operarios de Obras con una furgoneta, pero la Guardia Civil les denegó el paso por el riesgo que había. Tampoco estamos dispuestos a poner en peligro a dos empleados en este tipo de situaciones», dijo Díaz. Al final, con la llegada del día, se optó por que los atrapados descendieran a pie hasta donde estaban los agentes, a las doce del mediodía. No hubo heridos.

El conductor del vehículo admite que han podido cometer una imprudencia por no estar del todo preparados para afrontar el temporal, pero, asegura, «en ningún momento pusimos a nadie en riesgo, solo a nosotros mismos». Admite que sí que pasaron algo de miedo por la posibilidad de «quedar enterrados por un alud», y critica duramente al 112 por «las formas con las que fuimos tratados». Por eso ya están considerando la posibilidad de poner una denuncia por omisión del socorro.

En los mismos términos se expresaba su compañero E. S. a través de Facebook. «Nadie se jugó su seguridad para sacarnos. Nosotros salimos por nuestros propios medios y el coche se sacó gracias a unos compañeros de Mitsubishi Asturias. Bajamos andando los que teníamos ropa de abrigo para conseguir ayuda. El 112 se limitó a decir que si habíamos subido en un 4x4 =16 y a reírse de nosotros, y nosotros nos rescatamos solos. Y añadir que gracias a Dios no pasó nada ni nadie se puso en peligro por nuestra culpa. Me parece muy fuerte tener un servicio de emergencia así en España»

Conversación integra con el centro del 112 Asturias:

(Operadora del 112): 12 Asturias, ¿en qué puedo ayudarle?

- Somos los chicos que estamos aquí en L'Angliru.

- ¿Llamaron ya anteriormente?

- Sí, llamamos anteriormente pero es que llevamos toda la noche aquí. Llevamos aquí cinco horas y empezamos a estar un poco angustiados.

- Un momento, no cuelgue. (Pasan unos segundos). Ustedes que están ¿esperando la grúa todavía?

- El chico de la grúa llegó y me mandó la ubicación y está a cuatro kilómetros. Lo que no podemos hacer es que un chico baje en camisa, sin chaquetas...

- Pues nosotros no podemos enviarles ayuda ahí a L'Angliru. Tienen que esperar a que llegue el de la grúa.

- Tienen que sacarnos de aquí.

- Un momento. (Pasan unos segundos). Mire, estoy comentándolo con el jefe de sala y me dice que no se va a enviar a nadie, que ya lo sabe la Guardia Civil. Que el coche puede quedar ahí. Que bajen ustedes andando.

- Pero, estamos sin ropa para bajar.

- Ya, pues entonces el que está sin ropa tendrá que quedar en el coche, los otros bajar y luego volver a subírsela.

- Estamos todos en playeros.

- Ya, pues eso tenían que haberlo pensado antes de subir con ese estado la carretera.

- Cuando subimos había cuatro dedos dedos y a hora llevamos cinco horas esperando aquí a que alguien solucione algo y pega la nieve en la valla. Está por la rodilla la nieve aquí. ¿Cómo bajamos?

¡Explícamelo! ¿Me oyes?

- Espere un momento

(Otro operador del 112): Señor, somos mayorinos ya para saber lo que hacemos, ¿eh?

-Ya, pero es que cuando subimos había cuatro dedos.

- Bueno, cuando subieron, la alerta ya estaba dada.

- Pero, cinco horas aquí nos lleváis haciendo esperar.

- Y si no se mueven, serán más.

- Vale, vale.

- Hagan ustedes el favor. Lo mismo que bajaron dos compañeros suyos caminando, pues hagan ustedes lo mismo.

- Es que bajaron hace tres horas, ¿eh?, caminando.

- Pues ustedes, ese tiempo que perdieron.

- Pero hay un chico que está en camisa y estamos solos en el asfalto.

- Pues esa persona, que se quede en el coche mientras ustedes van a por ropa para él.

- Pero el tema es que ¿quién le sube la ropa?

- Los que bajen caminando a por ella.

- Y vuelven a subir y vuelven a bajar. Cuatro kilómetros. Tres horas andando entre la nieve, ¿no?

- Ustedes sabían a lo que se exponían cuando subieron.

- Oye, pues dame tus datos.

- Ustedes sabían a lo que se exponían.

- Bueno, yo te digo que esto voy a llevarlo a los tribunales, lo que estáis haciendo.

- Me parece perfecto, señor.

- El equipo... ¿Para qué existe, entonces?

- Y ustedes, ¿salen con un vehículo sin cadenas cuando hay aviso de temporal de nieve?

- Es un cuatro por cuatro con bloqueos y con todo.

- Sí, cuatro por cuatro, 16. Sí, venga, buenas noches, señor.

- Está toda la conversación grabada.

- Por supuesto que está grabada.

- Voy a saber quién es.

- Venga, hasta luego.

- Hasta luego.

Temas

Riosa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos