La normativa europea impide que la mejora del tren por la costa capte ayudas antes de 2027

El ministro Íñigo de la Serna, junto a responsables de la Comisión Europea y el Europarlamento. / E. C.
El ministro Íñigo de la Serna, junto a responsables de la Comisión Europea y el Europarlamento. / E. C.

Fomento solicita incluir la autovía del Cantábrico entre las prioridades comunitarias para lograr fondos que la hagan una 'carretera inteligente'

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

Las esperanzas de modernizar el tren transcantábrico se diluyen. El 9 de octubre consejeros de Infraestructuras de Galicia, Asturias y Castilla y León, junto a diputados y empresarios, firmaron una declaración reclamando a la UE fondos para ese ferrocarril. Exigían «reequilibrar» el actual mapa de prioridades comunitarias, ese que deriva el grueso de las subvenciones de Bruselas a materializar los corredores ferroviarios del Mediterráneo y Atlántico. Este último no tiene más salida a la cornisa que Bilbao. Para resolver la asimetría, proponían que la mejora del tren costero y la línea subcantábrica se adhirieran en 2018 al Corredor Atlántico.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se entrevistó ayer en Bruselas con Carlo Secchi, alto funcionario que coordina ese programa. Al término de la cita su departamento señaló que «en cuanto a la posible revisión del corredor Atlántico en lo referente al modo ferroviario, el coordinador europeo ha reiterado al ministro que la incorporación de nuevos corredores a la Red Básica podría llevarse a cabo en la negociación de la revisión del Reglamento RTE-T prevista para 2023, que culminará en 2027». Es decir, las opciones de que la línea transcantábrica entre en los planes de la UE y reciba sus subvenciones son remotas antes de diez años. Esto es así porque la línea costera está fuera del catálogo de prioridades comunitarias. La UE tiene los proyectos jerarquizados en función de su nivel de importancia. En la cúspide están los denominados como corredores (ferroviarios o viarios), que absorber el grueso de Conectar Europa (CEF), el principal fondo financiero para transportes. En un segundo escalón queda la Red Básica, que son tramos próximos a los corredores cuya materialización se estima en 500.000 millones para todo el continente, de los que 50.000 son obras españolas. En tercer lugar se definió la denominada como Red Global. Ahora mismo el eje Ferrol-Santander no está ni en esta última y su listado, efectivamente, no será corregido hasta el año 2027.

Distinta es la situación del tramo ferroviario Palencia-Gijón. Su modernización sí aparece en el segundo escalón, la Red Básica. El 18 de octubre la Comisión Europea marcó las bases para redefinir la política de Conectar Europea. Según las nuevas reglas, los países tienen hasta final de año para solicitar qué tramos que ahora están en ese segundo escalón deben avanzar posiciones y ser parte de los corredores prioritarios. En manos de Fomento queda por tanto pedir antes del 31 de diciembre un paso adelante para Palencia-Gijón que le abriría las puertas a captar fondos de la UE de cara a una modernización de, por ejemplo, el tramo Lena-Gijón.

El ministro tiene hasta el 31 de diciembre para pedir más subvención al tramo Palencia-Gijón

Tecnologías del transporte

Los dos comunicados emitidos ayer por Fomento sobre la visita del ministro a Bruselas no aclaran si formalizará esa propuesta. Sí indican que en esta revisión pedirá reconocer a la autovía del Cantábrico (A-8) como parte del corredor Atlántico viario. Puede hacerlo porque esa vía, igual que Palencia-Gijón, está ya en la Red Básica. Elevar su categoría a la de corredor le permitiría «tener mayor prioridad a la hora de recibir financiación europea en ámbitos como las actuaciones en ITS (Intelligent Transport Systems) e infraestructuras para el suministro de combustibles limpios», explica Fomento. En los últimos tiempos el ministro hace hincapié en la investigación en los transportes y evolucionar hacia las 'carreteras inteligentes', infraestructuras que incorporan nuevas tecnologías para la gestión del tráfico, la luz, los accidentes o la producción de energía.

En una conferencia con otros responsables europeos, el ministro defendió además «que se priorice por igual a toda la Red Básica, que debe estar implementada para 2030»

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos