«El nuevo plan nos permitirá castigar al ayuntamiento que menos recicle cobrándole más»

El gerente de Cogersa, ante el vertedero. / PABLO LORENZANA
El gerente de Cogersa, ante el vertedero. / PABLO LORENZANA
Santiago Fernández - Gerente del Consorcio de Residuos (Cogersa)

«Aunque sea el único de Asturias, sigo pensando que la incineradora era lo óptimo, pero lo que yo crea da igual. La política es el arte de lo posible»

RAMÓN MUÑIZ SERÍN.

Acaba de liquidar la obra que alarga la vida del vertedero hasta 2020, la que urbanizó las parcelas en las que el Consorcio de Gestión de Residuos (Cogersa) pondrá las instalaciones con las que promete «una revolución del reciclaje». Santiago Fernández (Salas, 1950) trabajó durante lustros pensando que allí iría una incineradora. Ahora promete defender con el mismo ímpetu el nuevo plan de residuos.

-¿Cuándo empezaron a pedir a los asturianos que reciclasen?

-En 1998, con un proyecto piloto.

-¿Cuánto reciclamos ahora?

-Entre nosotros y los demás, 25% del residuo doméstico y comercial. Aquí llegan 75.000 toneladas y la meta es que sean 220.000 en 2020.

-Así cumpliremos con el objetivo de la UE de llegar al 50%. ¿En tres años seremos capaces de conseguir lo que no pudimos en veinte?

-Creo que sí. Vamos a hacer un esfuerzo muy importante, poniendo una planta de basura bruta, más puntos limpios y campañas muy fuertes de concienciación.

-¿Conoce alguna región que en tres años avanzara tanto?

-Cataluña es la que más recicla, y está en el 39%. Como se han estancado van a empezar a penalizar.

-¿Hay países que sí cumplirán?

-Alemania, Austria y Dinamarca están muy bien.

-Todos tienen incineradora.

-Y muchas. No le tienen el miedo que hay en los países sureños.

-Incumplir expone a multas, ¿cómo se calculan?

-España da el dato conjunto a la UE. Supongo que si estamos a cierto nivel y mejorando, no nos multarán y nos darán un plazo. Si hay que pagar, imagino que España lo aplicará a los que estén más retrasados.

-Para cumplir, van a poner instalaciones que encarecen la tasa. Si no se llega al 50%, hay multa. Sí o sí, habrá que pagar más.

-Sí, pero no tanto como se dice. La tasa al ayuntamiento por entregar basura mezclada va a ser bastante mayor, pero con los objetivos puestos, esa fracción será más pequeña porque nos darán el resto de forma separada para reciclar. Y eso no lo cobramos. Con la incineradora calculamos que si una familia paga ahora cinco euros al mes, pasaría a entre nueve o diez. Ahora será similar.

-¿Qué falló para que estemos tan lejos del objetivo?

-Quizás pensamos que aumentar el reciclaje era más fácil. No supimos explicar bien las ventajas medioambientales de ello. Quizás estuvimos encelados en si se hacía o no la incineradora y el reciclaje no estuvo en el debate social como debía.

-Son el consorcio con más ahorros del país. ¿Cuánto tienen?

-Entre 200 y 210 millones.

-¿No habría sido mejor dedicarlos durante estos años a propiciar esa revolución del reciclaje?

-De esos 200, hay 70 que no se pueden gastar porque son para clausurar el vertedero. El plan de residuos que se prepara nos pide inversiones de 110 millones. Nos sobrarían 20, pero es porque el nuevo plan encarga parte al sector privado. El anterior era la incineradora y estuvimos reteniendo dinero para ella.

«Cansado de decirlo»

-Y le critican justo eso. Dicen que no gastó en políticas ambientales porque ahorraba para el horno.

-Eso es una tontería. Gastamos un millón al año en educación ambiental y ofrecemos otro millón en subvenciones a los ayuntamientos para que organice la recogida selectiva. ¿Sabe qué pasa con ellos? Que no los gastamos porque no nos los piden.

-¿Falla la implicación municipal?

-Los ayuntamientos son los ciudadanos. No supimos provocar entre todos más demanda de reciclaje.

-Lejos de aflojar, los objetivos de la UE tras 2020 son más duros aún.

-Quieren ir al 60% en 2030, y eliminar prácticamente el vertedero.

-¿Hay alguien que haya llegado a esas cotas sin multas?

-En la UE quien no recicla, paga. El nuevo plan prevé que en Cogersa podamos penalizar a los ayuntamientos que mandan más basura mezclada cobrándoles más caro. Estoy cansado de decirles que cuanto más reciclen, menos van a pagar.

-El 37% de lo que les viene mezclado en la bolsa negra se podría reciclar si todos pusiéramos una quinta bolsa, pero el ciudadano se queja. No tiene sitio en casa.

-Y tiene razón. Por eso tenemos que convencerles de los beneficios.

-Convénzame.

-Va a pagar menos si lo hace...

-Eso no pasa. Ahora da igual lo que eches y cómo lo eches.

-Es un problema. Cobramos poco a los ayuntamientos. Eso hace que no se valore y hay gente que ni sabe lo que paga. Tenemos que convencer de que pagará menos, el compost que hacemos vuelve al suelo, proteges al medio ambiente, reduces el consumo de petróleo, al reciclar botellas hay menos uso de canteras, al entregar papel se consume menos agua...

-En 2003 los ayuntamientos aprobaron por unanimidad hacer un horno. ¿Por qué no lo hay?

-(Suspira) No se impulsó con la debida decisión desde el principio.

-¿Aún piensa que era lo mejor?

-Aunque sea el único de Asturias, seguiré pensando que era lo óptimo, pero da igual lo que yo crea. La política es el arte de lo posible. Los políticos, que representan a los ciudadanos, han decidido otra cosa.

-Debe frustrarle aplicar un plan en el que no cree.

-No, no. Yo creo totalmente en el aumento del reciclaje. Con lo de la incineradora estuve desilusionado porque hubiéramos tenido solucionados los residuos durante 40 años.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos