980 nuevos casos de maltrato al año

Servicio de documentación del Centro Asesor de la Mujer de Avilés que atiende, también, a Gozón, Corvera, Castrillón e Illas. / MARIETA
Servicio de documentación del Centro Asesor de la Mujer de Avilés que atiende, también, a Gozón, Corvera, Castrillón e Illas. / MARIETA

Una de cada tres mujeres que acude a uno de los quince centros asesores asturianos lo hace por sufrir violencia de género | Las responsables de los dispositivos, que ofrecen asistencia legal gratuita, alertan del incremento de episodios y del aumento de víctimas jóvenes

CHELO TUYA OVIEDO.

Casi tres mil asturianas acudieron el año pasado, por primera vez, a un Centro Asesor de la Mujer (CAM). A uno de los quince dispositivos que financia el Principado, a través del Instituto Asturiano de la Mujer. Distribuidos por toda la región, ofrecen asistencia legal y gratuita de todo tipo: derecho penal, civil, laboral. Entre esas casi tres mil nuevas 'clientas', las abogadas se encontraron con 980 víctimas de violencia machista.

«En los centros descubrimos mucho maltrato oculto. Está silenciado, en ocasiones, porque la mujer no lo quiere denunciar. De hecho, llega al centro para otra consulta. En otras, porque no sabe que está siendo víctima de violencia de género», explicó la responsable del CAM gijonés. Eva Lázaro cuenta, desde este año, con una compañera y, también con una psicóloga. «Se trata de ofrecer una atención integral a las mujeres», explicó.

Más información

El 8%, menores de 25

Integral y reforzada, porque la demanda crece. Una de cada tres mujeres que acude a estos dispositivos lo hace por sufrir violencia de género. En 2016, el último año con la estadística completada, fueron 6.555 las asturianas atendidas. De ellas, 2.180 lo hicieron como víctimas de maltrato. Supone una tasa del 33%, cinco puntos por encima sobre los datos de solo tres años antes.

Un crecimiento del que 'tiran' las más jóvenes. Por los despachos de las abogadas pasaron el año pasado 15 menores de edad. Dos de ellas son gijonesas, una cifra que, en lo que va de año, ya se ha triplicado. Por el despacho de Eva Lázaro pasaron, hasta el 31 de octubre, siete menores. «Tenemos un problema», reconoce. Sobre todo, porque por su consulta también han pasado seis chicas de entre 18 y 19 años.

Un rejuvenecimiento de los casos en una estadística ya, de por sí, bastante joven. De acuerdo a la memoria de los CAM asturianos, casi la mitad de las víctimas tienen entre 35 y 39 años. «Porcentaje que se mantiene en los últimos años».

Eso no significa que no haya víctimas de mayor edad. Ochenta y cuatro de las mujeres que necesitaron apoyo legal por sufrir malos tratos en 2016 ya habían cumplido los 65 años. Una treintena superaba los setenta años.

La radiografía que permite la estadística también desvela que las mujeres inmigrantes son una minoría en los casos de violencia, que el 40% de las denuncias las plantean personas ajenas a la víctima y que uno de cada tres causantes de esa violencia de género es un ex. La ruptura con el agresor, como demostró el catedrático Javier Fernández Teruelo en su informe 'Análisis de los feminicidios en España 2000-2015', suele convertirse en una espoleta para la violencia del agresor. En 746 de los casos registrados, la causa de la denuncia era un ex. En otros 786, la víctima aún continuaba casada con él.

Mejorar la coordinación

«En el Pacto de Estado se destaca la necesidad contar con unidades transversales y de coordinación entre las diferentes instituciones. En Asturias ya tenemos mucho ganado en ese campo con los CAM», aseguró la directora del Instituto Asturiano de la Mujer, Almudena Cueto.

Lo hizo en una jornada destinada a «visibilizar» estos dispositivos, que se convierten «en clave para la atención a las víctimas de malos tratos, así como para prestar una atención integral a la mujer». Son gratuitos y están en trece concejos: Aller, Avilés, Cangas del Narcea, Gijón, Langreo, Laviana, Llanes, Mieres, Oviedo, Siero, Teverga, Valdés y Vegadeo, así como en dos mancomunidades: la de la Sidra y la Cinco Villas. «Con ellos cubrimos toda la región», aunque eso supone que algunos, como el de Llanes dé servicio a trece concejos.

«Es necesario mejorar la coordinación», reivindicaron las responsables de los quince centros en la misma jornada. Porque ellas se convierten en la 'ventanilla única' para las víctimas. Por ellas pasa desde la atención, la asistencia legal e, incluso, psicológica, así como el seguimiento del caso. En palabras de Almudena Cueto, «si se produce un asesinato, los centros asesores dan cobertura desde el principio hasta el final a las familias de la víctima».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos