«Era un obseso de la seguridad»

El presidente del grupo de montaña San Nicolás, Arturo Larroza (tercero por la derecha, junto a dos mujeres)./ E. C.
El presidente del grupo de montaña San Nicolás, Arturo Larroza (tercero por la derecha, junto a dos mujeres). / E. C.

Sus compañeros destacan la pasión por «llevar gente al monte» y dicen que era un hombre que «siempre tomaba precauciones»

A. COLLADO GIJÓN.

«Revisaba rutas cada fin de semana. Era un obseso de la seguridad. Siempre tomaba todas las precauciones». Los compañeros del gijonés Grupo de Montaña San Nicolás, que presidía Arturo Larroza, tardarán un tiempo en asumir lo ocurrido. Aún a última hora de ayer seguían sin explicárselo. «Le tuvo que pasar algo», lamentaban. ¿Una imprudencia? «Con Arturo eso es imposible», insistían. Cualquiera -y cualquiera es todo el mundo, hasta el más experimentado de los montañeros- «puede tener un accidente. Pero en su caso... Nos cuesta mucho creerlo». Y les cuesta porque era «montaña pura».

Su fallecimiento pilla por sorpresa a sus allegados y amigos, quienes no dudan en poner en primer plano «la gran importancia que concedía a la seguridad». De hecho, tal y como recuerdan sus compañeros, él mismo solía bromear con el hecho de que «a pesar de ser el grupo que más gente lleva a la montaña al año, unas 1.800 personas, la Guardia Civil ni siquiera nos conocía». Creen que su muerte en la montaña es una paradoja para quien «nunca tuvo un accidente, una evacuación».

Arturo Larroza era, a sus 68 años, «una de las personas más conocidas de la montaña asturiana». Durante su larguísima relación con la naturaleza del Principado, fundó o participó en el desarrollo de numerosos clubes. Sus altas capacidades como guía provocaron que muchos grupos quisieran contratarle para realizar estas labores.

«Celoso de su intimidad», su gran pasión era «llevar a la gente a la montaña», acercarles a su gran afición. Y dos domingos al mes, lideraba a «sesenta u ochenta» excursionistas que le admiraban. Su máxima era que «nadie puede quedarse atrás». Será la que mantengan, ya en su ausencia, las decenas de montañeros que le tomaron como referente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos