El Comercio

Orviz: «Están buscando una coartada que desmonte el informe de la confederación»

  • IU preguntará en la Junta por el informe del Instituto Geológico sobre el impacto de la mina de oro en los recursos hídricos de Salave

El estudio sobre las afecciones de la explotación aurífera de Salave en los recursos hídricos de la zona que el Principado solicitó al Instituto Geológico y Minero de España (IGME) está dando mucho que hablar. Tras las críticas de la Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza, ayer fue el coordinador regional de IU, Manuel González Orviz, quien expresó su malestar con el proceder de la Dirección General de Minería: «Es evidente que está buscando una coartada que desmonte el informe de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC)».

Orviz se refiere así a las advertencias del órgano ambiental sobre los riesgos de contaminación a los que se verían sometidos los recursos hídricos de la zona si se pusiese en marcha la mina de oro que promueve la empresa Exploraciones Mineras del Cantábrico. Y es que el estudio del IGME, adelantado por EL COMERCIO, descarta incidencias relevantes «debido, en parte, a la pobreza de los acuíferos, al deterioro medioambiental de las Lagunas de Silva y al tratamiento de las distintas aguas que se producirá».

A esa valoración sobre el estado de las lagunas se refirió el líder asturiano de IU al recalcar: «Si lo que dice este nuevo informe es que las Lagunas de Silva están deterioradas medioambientalmente, lo que debería hacer el Gobierno del Principado, como responsable del medio ambiente, es tratar de mejorar su calidad».

Por lo demás, insistió en que el proyecto minero de Tapia debe someterse a los mismos procedimientos que cualquier otra iniciativa similar y «no vale buscar recovecos o coartadas para tratar de eliminar un informe de la confederación, que es quien tiene las competencias en este ámbito».

Para profundizar en esto, anunció que el grupo parlamentario de IU en la Junta General preguntará las razones por las que se encargó el informe, «qué precedentes existen en nuestra comunidad autónoma de que el Gobierno no dé por buenos los informes de la confederación de un trámite de Declaración de Impacto Ambiental y promueva informes complementarios como el encomendado». También preguntará por el coste del estudio.

Convenios

En los primeros párrafos de un extracto del informe realizado por el IGME, que está adscrito al Ministerio de Economía, se explica que fue encargado «ante las notables discrepancias» advertidas entre los estudios presentados por la empresa y los de la Confederación Hidrográfica. Se hizo con el objetivo de «disponer de todas las informaciones posibles que permitan la formulación con el mejor criterio de un dictamen ambiental sobre el proyecto», que aún está pendiente de una Declaración de Impacto Ambiental.

En ese texto, que lleva fecha del 16 de julio y cuenta con el visto bueno del director de Minería, Isaac Pola, se recuerda también la existencia de un convenio marco de asistencia técnica entre el Principado y el organismo público que se ha concretado en otro específico «para la realización de un estudio hidrogeológico en estructuras geológicas relevantes y con potencial actividad económica a realizar en el bienio 2013-2014». Y, añade: «Una de las partes del convenio tiene como objetivo el análisis y valoración del posible impacto de labores mineras sobre el medio hídrico de su entorno», el caso del entorno de Salave.