El Comercio

Los ecologistas tildan el último informe de Minería sobre Salave de «panegírico»

«Ambigüedad» y «falta de rigor» son los términos que utiliza Ecoloxistes n'Aición para calificar el informe de la Dirección General de Minería y Energía que recoge las conclusiones de un estudio del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) que niega que la mina de oro de Salave afecte a los recursos hídricos de la zona. Es más, el grupo conservacionista tilda de «panegírico a favor de la empresa» el documento que está expuesto a información pública en el marco del proceso de evaluación ambiental del proyecto.

Como ya han hecho otras entidades contrarias a la explotación, Ecoloxistas n'Aición cuestiona la necesidad de un estudio que la Dirección General de Minería defiende en base a las «notables discrepancias» entre las valoraciones ambientales de la empresa y las de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), que ha informado de forma desfavorable al proyecto en dos ocasiones.

El contenido de esos informes, dice el colectivo, «no puede ser rebajado a la consideración de discrepancia o diferencias de opinión» ya que, en el que emitió el pasado 14 de enero en relación al estudio de impacto ambiental de la empresa, «se detalla un gran número de incoherencias o, lo que es lo mismo, planteamientos absurdos sin relación lógica entre ellos».

«Mayor confusión»

Por esto, «tal parece que los responsables de la Consejería de Economía y Empleo de nuestro Gobierno no se han leído los informes de la CHC», dice la entidad, que recuerda que un estudio de la Universidad de Oviedo adjunto al proyecto de explotación presentado en mayo de 2012 concluye que «si se lleva a cabo la explotación minera así planteada, las Lagunas de Silva llegarán a desaparecer».

La afirmación coincide con las advertencias de la Confederación, pero contrasta con las conclusiones del estudio del IGME encargado por el Principado.

Por esto, Ecoloxistas n'Aición considera que este último informe, «que parece elaborado a la carta para la empresa minera», lejos de aclarar las discrepancias, «introduce mayor confusión, no responde a ninguna de las objeciones planteadas por la CHC y se contradice claramente, en una nueva muestra de incoherencia, con el proyecto minero presentado por la empresa».

En este escenario, instan al Principado a «actuar con honestidad» y «garantizar la limpieza en el proceso de tramitación ambiental del proyecto minero».