El Comercio

Una plataforma gallega pide al Principado que niegue el permiso para abrir la mina de Salave

El rechazo a la mina de oro de Salave gana apoyos fuera de las fronteras de la región. La plataforma gallega 'Salvemos Cabana', que concentra la oposición ciudadana al proyecto aurífero de Corcoesto, en La Coruña, ha pedido al Gobierno del Principado que deniegue la autorización ambiental para la apertura de una explotación minera en Tapia.

La plataforma considera que los informes de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) y otras organizaciones «no dejan lugar a dudas sobre la inviabilidad del proyecto, que bajo ningún concepto es asumible desde el punto de vista ambiental».

Señalan que, de acuerdo a las valoraciones del órgano ambiental, una posible explotación «presentaría durante años una serie de impactos negativos sobre el recurso hídrico de la zona por el riesgo de vertidos o filtraciones procedentes de la planta de tratamiento, que podrían continuar mucho después de clausurado el complejo».

El énfasis en el impacto de la mina sobre los recursos hídricos se debe a un reciente informe de la Dirección General de Minería que recoge un estudio del Instituto Geológico y Minero de España que niega daño alguno a los acuíferos de la zona, incluidas las Lagunas de Silva.

Los detractores del proyecto minero critican esas conclusiones, como hace 'Salvemos Cabana', que, a través de un comunicado, ha instado al presidente regional, Javier Fernández, a seguir las palabras del también socialista gallego Pachi Vázquez, quien se opuso a la mina de Corcoesto calificándola de «auténtica barbaridad en términos ambientales».

Además, indicó la plataforma, Vázquez dijo que la creación de empleo no se puede anteponer al futuro, la salud, el territorio o el medioambiente.