El Comercio

El Festival de Tomates de Cangas será de ámbito regional en 2017

La mesa, con los tomates presentados al certamen, en el Restaurante Blanco de Cangas.
La mesa, con los tomates presentados al certamen, en el Restaurante Blanco de Cangas. / D. S. F.
  • Tres mujeres del concejo se hacen con los tres premios al mejor sabor. También queda en casa el del ejemplar con mayor peso: 1.236 gramos

El VIII Festival de Tomates de la Huerta del Narcea que cada año organiza el Restaurante Blanco de la localidad será el último de ámbito local, ya que la intención de la organización es abrir el concurso a toda la comunidad autónoma. «Estamos mirando cómo organizarlo, porque queremos que participen el mayor número de productores posibles», indicó ayer el presidente del jurado, Pablo Fernández. El certamen da, así, un paso más en su consolidación, aunque no perderá su sede, que ayer se tiñó de rojo, con un olor a tomate que inundaba la calle y el local.

Sesenta productores participaron en el festival, la mayoría cangueses. «El 90% de los que se han presentado lo eran». Según aseguró el presidente del jurado, en esta ocasión «había tomates muy dispares en cuanto a su calidad», aunque los doce finalistas «fueron de lo mejores de los últimos años». La final, por tanto, estuvo muy reñida. «Casi hubo un empate técnico», apuntó.

Pilar, de Casa Lobato, de la localidad de Llano, se llevó el primer premio, mientras que el segundo recayó en María Jesús, de Limés, y el tercer puesto fue a parar a Alicia, de Obanca. Tres mujeres que se hicieron con un podium con productos cultivados en la huerta canguesa, aunque también había productores de municipios cercanos. Fueron tomates con un sabor insuperable, pero ninguno pudo desbancar al que presentó Marisa, de Casa Araniego, de 1.286 gramos. Ella se llevó el premio especial al ejemplar de mayor peso. En la valoración, tal y como explicó el jurado, no se tiene en cuenta que la superficie de este cultivo sea lisa y brillante. No importa el tamaño, ni la forma. Y ni siquiera el rojo más intenso es garantía de premio. Lo que se busca es el mejor sabor y, aunque suene obvio, «que sepa a tomate», destacaron los miembros encargados de evaluarlos.

El jurado, compuesto por nueve expertos, estuvo presidido por el cangués Pablo Fernández, y estuvo acompañado por Álex Sampedro (Café Gijón), Diego Regueiro (Restaurante Regueiro), Pedro Martino (Naguar) Jaime Uz (Restaurante Arbidel), Alberto Asensio (Restaurante El Barrigón de Bertín) o Ramón Celorio (Restaurante Los Arcos). También formaron parte del jurado el presidente del Colegio de Críticos Gastronómicos de Asturias, Francisco Fernández Vega y el periodista Luis María Alonso. Todos ellos estuvieron desde las 19 horas hasta pasadas las 22 horas de ayer degustando las sesenta variedades de tomates. Los frutos finalistas fueron calificados como «de una gran calidad». Y es que el buen tiempo de este verano ha permitido que el tomate madurase con todas su propiedades, con un sabor «insuperable».