El Comercio

Denuncian por agresión al presidente de la cofradía de pescadores de Luarca

  • Los hechos se remontan al mes de agosto, a las fiestas de San Timoteo, cuando supuestamente atacó a una joven propinándole un botellazo

El presidente de la Cofradía de Pescadores de Luarca, M. J. I. M., tendrá que prestar declaración ante el juzgado de la localidad por la supuesta agresión a una joven la madrugada del pasado 23 de agosto, durante la celebración de las fiestas de San Timoteo.

Tanto el patrón mayor como la joven agredida, con iniciales B. G. G., ya han prestado declaración ante la Policía Nacional y ahora están pendientes del requerimiento para acudir al juzgado, explicó la abogada de la joven, Jennifer Fernández.

Según la declaración de la chica, se encontraba con varios amigos en la plaza del Ayuntamiento, donde se celebra la verbena, cuando recibió primero un tirón de pelo, que no sabe de quién procedía. Acto seguido, y sin mediar palabra con él, el denunciado «le propinó un botellazo en la cabeza y varios puñetazos». La agredida, que vive en Gijón y estaba pasando unos días con unas amigas en Luarca con motivo de las fiestas, asegura que no conocía al supuesto agresor y que fueron las personas que se encontraban cerca, a instancias de uno de sus conocidos quienes lo identificaron como el presidente de la cofradía.

La joven requirió la presencia de una ambulancia que la trasladó al centro de salud de Villar, en Luarca, donde recibió cinco puntos en una herida en la cabeza. La denuncia fue interpuesta al día siguiente, ante la Policía Nacional, que tomó declaración al patrón mayor y lo dejó en libertad.

La abogada explicó que están pendientes del registro de la apertura de diligencias penales para tomarles declaración judicial tanto a la joven, como al supuesto agresor y a varios testigos, «que ya han ido a comisaría a declarar voluntariamente que habían visto el incidente».

«No tengo nada que ver»

Por su parte, el presidente de la cofradía, aseguró ayer a EL COMERCIO que fue el primer sorprendido cuando la Policía Nacional se presentó en su casa y que no entiende toda esta situación. Reconoce que esa noche se encontraba en la zona y que vio cómo se formaba un tumulto. En ese momento, «yo cogí a mi mujer y nos fuimos de allí, lo que pasó después yo no lo sé».

«No tuve nada que ver en el tema y no sé por qué me acusan a mí, quizás porque fui a la única persona que pudieron identificar en aquellos momentos como que había estado allí», señaló.

Fueron varios los altercados registrados este año durante la celebración de San Timoteo. De hecho, esa misma noche los antidisturbios se presentaron en la verbena después de que el vocalista de una de las orquestas fuese alcanzado por una botella. Finalmente, no fue necesaria la actuación de las fuerzas de seguridad, pero la actuación se paró y no continuó hasta un buen rato después, ya con la segunda orquesta sobre el escenario.

Temas