El Comercio

Mesa: «El problema con los albergues se debe a incumplimientos del adjudicatario»

  • El alcalde de Allande niega que ponga trabas a la gestión y señala que el hospitalero no cumple las mejoras propuestas en el contrato

El alcalde de Allande, José Antonio Mesa, rechazó ayer que como denuncia el adjudicatario de la gestión de los tres albergues de peregrinos del concejo -los de Pola de Allande, Peñaseita y Berducedo-, el Ayuntamiento esté impidiendo el normal funcionamiento de las instalaciones.

Mesa reconoce que hay problemas y que desde el Ayuntamiento «estamos muy descontentos con la gestión de la concesión administrativa». El Consistorio, incluso, está estudiando abrir un expediente para la revisión y revocación del contrato por los «incumplimientos del adjudicatario».

El regidor señala que el contrato le fue concedido a Luis Manuel Fernández en función del proyecto que presentó y que incluía una serie de mejoras, como la utilización de sábanas desechables, instalación de red wi-fi, alojamiento para caballos y otros animales, «y poco a poco vimos que todo esto se iba quedando atrás». No solo que algunas de ellas no se llevasen a cabo, apunta Mesa, «sino que se han establecido precios para poder disfrutar de estos servicios, algo que no se especificó en la contratación».

Cambios en las normas

Además, el alcalde allandés asegura que el hospitalero ha intentado cambiar las normas de funcionamiento sin consultar. «En el albergue de Pola de Allande nos encontramos con un cartel que recogía que los peregrinos debían salir a las seis de la mañana y, si no, se les cobraría un suplemento de seis euros más». Se retiró el cartel y se le envió una comunicación por escrito, «solicitando que no cambiase las normas de los albergues sin contar con el Ayuntamiento».

Es en ese momento donde cree el regidor que empezaron los problemas. «Parece que le molesta cuando alguno de los empleados municipales se pasan por los albergues, como si fuesen de su propiedad y eso no es así». El Ayuntamiento, añade, «tiene que efectuar su labor inspectora y controlar que las cosas estén como tienen que estar; faltaría más que el personal municipal no pudiese acceder a los albergues, que parece que es lo que pretende».

Aunque el alcalde reconoce que hay aspectos que se podrían mejorar en los tres inmuebles, en su opinión, el hospitalero «está intentando disfrazar el incumplimiento de todas las mejoras que propuso con supuestas deficiencias en las instalaciones».

Según Mesa, nunca hubo problemas con los anteriores adjudicatarios de la concesión y se iban arreglando las pequeñas cuestiones del día a día según iban surgiendo. Sin embargo, «ahora todo son problemas e incluso estamos recibiendo quejas sobre el funcionamiento de los albergues».

Ante esta situación, el Ayuntamiento se plantea revisar la concesión administrativa, «tanto por el incumplimiento de las condiciones como por el resto de problemas que han ido surgiendo». Y, en todo caso, si se termina la concesión al cumplirse un año de la adjudicación, no se contempla el conceder una prórroga, como recogía el pliego.