El Comercio

Siete horas sin agua por una nueva avería en la red que abastece Luarca

Los operarios trabajaron toda la mañana para restablecer el suministro.
Los operarios trabajaron toda la mañana para restablecer el suministro. / L. ÁLVAREZ
  • Los vecinos de Villar, El Chano y Barcellina estuvieron sin suministro hasta primera hora de la tarde por una rotura cerca del depósito

Una nueva avería en la red de abastecimiento de Luarca obligó ayer a cortar el suministro a los vecinos de las zonas de Villar, El Chano y Barcellina durante toda la mañana. La rotura se registraba en torno a las ocho y media en las inmediaciones del depósito de Villar, en una parcela en la que ya se han producido varias incidencias.

El lugar de la rotura, muy cerca del depósito, no permitió en esta ocasión habilitar el bombeo de emergencia desde la zona de Fornes. Los operarios de la empresa concesionaria del servicio, FCC Aqualia, trabajaron durante toda la mañana para reparar la avería y restablecer el suministro. En torno a las doce del mediodía se daban por finalizados los trabajos, tras la renovación de unos cuatro metros de la tubería dañada.

A partir de ese momento comenzaba el llenado de la red de nuevo, un proceso que hay que realizar con sumo cuidado y lentamente para evitar que rompa en otra zona. Sobre las tres y media de la tarde el agua volvía a los núcleos afectados.

Es la segunda vez en poco más de una semana que se produce una rotura en la red de Luarca, tras la registrada el pasado viernes 16 de septiembre en la zona de La Venta. En esa ocasión se pudo habilitar el bombeo de emergencia, pero, durante 32 horas, el agua no fue apta para el consumo tanto en Luarca como en Villar, El Chano, San Martín y Barcellina.

Tanto el Ayuntamiento como la empresa concesionaria confían en que las continuas averías y problemas de abastecimiento se solucionen con la renovación de la red de abastecimiento desde Paladeperre, cuyas obras están en marcha desde el pasado mes de junio.

El Principado adjudicó hace más de un año, en marzo de 2015, y por unos 2,9 millones de euros, los trabajos para instalar 11,7 kilómetros de tubería de fundición para reemplazar la deteriorada conducción de fibrocemento que conecta la captación de Paladeperre con el depósito de Villar. A pesar de que las obras marchan a buen ritmo, según el Consistorio valdesano, no se prevé su finalización hasta al menos dentro de dos años, apuntó el alcalde, el socialista Simón Guardado. La situación ha llevado a la Asociación de Turismo Luarca-Valdés a solicitar al Ayuntamiento la reducción de los tributos relacionados con el servicio de agua para los establecimientos hosteleros y hoteleros de la villa. En el escrito, presentado en el Registro, reclaman esta medida «al menos hasta que la empresa pueda ofrecer un servicio de calidad y sin cortes a los principales perjudicados por estas averías».

Temas