El Comercio

El escudo desaparecido.
El escudo desaparecido. / E. C.

Cangas del Narcea investiga la retirada del escudo de los Llano del hotel Truita

  • El Ayuntamiento abre un expediente sancionador ante «un posible expolio»

El Ayuntamiento de Cangas del Narcea ha abierto un expediente para investigar la retirada del escudo de armas de los Llano de la fachada del antiguo hotel Truita. La asociación Tous pa Tous se hacía eco esta semana de la desaparición de la pieza, del siglo XVIII y que recoge las armas de los Queipo de Llano y Flórez. El escudo estaba originariamente en el palacio que la familia tenía en el barrio de Ambasaguas, detrás de la capilla del Carmen y junto a la central hidroeléctrica. A finales de los años cincuenta del siglo XX, la pieza se trasladó al hotel Truita, levantado en la calle Uría de la capital canguesa y obra del reconocido arquitecto José Gómez del Collado.

Desde entonces el escudo había permanecido en la fachada lateral del hotel, que da a la calle Diz Tirado. Allí continuó después del importante incendio que el edificio sufrió en 2001 y que destruyó todo el interior. Y también continuó en ese lugar después de que el inmueble fuese adquirido por una empresa constructora local hace ahora cuatro años.

El alcalde de Cangas del Narcea, José Víctor Rodríguez, señalaba ayer que «no cabe duda alguna de que un escudo de armas de la categoría de los Llano y Flórez forma parte de la historia de Cangas del Narcea».

El expediente sancionador es el instrumento del que el Ayuntamiento se sirve para tratar el asunto de la retirada del escudo «sin ningún tipo de licencia, como si de una obra se tratase». Además el Consistorio ha enviado una consulta a la Dirección General de Patrimonio para saber si hay alguna manera de poder defender «ante un posible expolio» un escudo que, matizó, «no deja ser privado, de una familia, en un edificio también de propiedad privada».

Aunque no se descarta que el escudo haya sido retirado a petición de los descendientes de la familia a la que pertenece, el regidor apunta que se requerirá a la propiedad del edificio para que dé explicaciones sobre por qué se efectúa una obra para la que no se pidió permiso y que, en caso de que proceda, se interpondrá la oportuna sanción. Por otro lado, «se trabajará con Cultura para ver si somos capaces de buscar alguna fórmula para que, dentro de la defensa del interés del patrimonio cultural de todos los cangueses, podamos impedir que ese escudo sea llevado fuera de Cangas».