El Comercio

La Denominación prevé recoger 120.000 kilos de uva en Cangas

Vendimia en Castro de Limés, en Cangas del Narcea.
Vendimia en Castro de Limés, en Cangas del Narcea. / B. Vidas
  • «Casi hay que ir cepa a cepa para comprobar su estado», reconocen los productores sobre una campaña complicada por las lluvias de la primavera

Albarín blanco y Mencía son las variedades de uva que ya han comenzado a recolectarse en la campaña de vendimia de los vinos con Denominación de Origen Protegida (DOP) Cangas. A lo largo de la semana pasada comenzaron los trabajos en los viñedos de Ibias y durante el fin de semana se iniciaba también la recogida en el concejo de Cangas del Narcea.

La campaña de este año se presenta más complicada y «casi hay que ir cepa a cepa comprobando el estado de la uva», explica el presidente del consejo regulador de la DOP, Juan Manuel Redondo. «Fue una primavera muy lluviosa y estuvo lloviendo casi hasta mediados de junio y, además, bastante, lo que afectó a las floraciones y un poco al ciclo de la cepa», apunta. Entiende que esta es la causa de que, de momento, la uva no tenga mucho grado y la acidez esté más baja que en campañas pasadas. «Es un año de tener paciencia; hay que esperar a que madure un poco más y suba un poco la graduación».

Día a día continúan los controles y aunque el veedor (persona contratada para inspeccionar determinados aspectos de la uva) de la DOP ya ha visitado todas las parcelas, se prevé realizar una segunda ronda. «Ahora todo va a depender del tiempo que venga, las previsiones son buenas, de sol y calor para los próximos días, lo que ayudará a alargar la uva en la cepa en buenas condiciones», añaden en la DOP.

Además de la lluvia, parte de la uva también se vio afectada por la fuerte granizada que el 22 de junio afectó al Suroccidente. «A primera vista no parecía muy grave, pero muchos sarmientos quedaron dañados con la piedra, por lo que la planta está más débil y hace que entren algunas enfermedades fúngicas, como un ataque de mildiu que hubo que controlar rápidamente y que también merma un poco la producción».

Sobre la cantidad de uva a recolectar, las perspectivas son similares a las del año pasado, en torno a 120.000 kilos para las cinco bodegas amparadas bajo la DOP: Monasterio de Corias, Chacón Buelta-Nibias, VidAs, Bodegas Antón Chicote y Vitheras. «Estamos viendo zonas con un descenso importante, igual una bajada de un 15% con respecto a la campaña pasada, pero sabemos que vamos a encontrar otras parcelas con más uva que el año pasado y que se van a compensar unas con otras». También se va con más retraso que en anteriores vendimias y será el próximo fin de semana cuando se esperan los días de más trabajo.

«Cada vez más apreciado»

En cuanto a las ventas, la campaña 2014-2015 mantuvo el ritmo creciente de los últimos años. «El vino de la DOP Cangas cada vez es más apreciado y la producción que tenemos va saliendo sin problemas». El mercado regional y nacional sigue siendo el mayoritario aunque también aumentan las ventas al exterior, con Estados Unidos como principal destino. El resto de exportaciones son más puntuales, pero con continuidad a lo largo del año a países como Bélgica, Holanda, Francia y Reino Unido. Y, desde hace algunos meses, los vinos de Cangas también están disponibles en las cartas de algunos cruceros de lujo.

La DOP también está volcada estos días en la organización de actividades para la XV Fiesta de la Vendimia que se celebra este fin de semana. El domingo, la entidad entregará la distinción Artesano Mayor a Joaquín Antonio Rodríguez, de Pixán, el viticultor de mayor edad de los productores asociados a la DOP Cangas. Los galardones 'Uva Madura' y 'Uva Verde' han recaído este año en la Fundación Caja Rural de Asturias y el Grupo Crivencar-Tierrastur, por su colaboración y apuesta por los vinos de la DOP.