El Comercio

Valdés intenta cambiar el Plan General para permitir la explotación de arcilla en Barcia

  • El equipo de gobierno insiste en que la modificación no abrirá el camino a la mina de feldespato en Paredes

El Ayuntamiento de Valdés ya está manteniendo contactos con la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias (CUOTA) para modificar el Plan General de Ordenación Urbana del Concejo con vistas a permitir la instalación de una cantera de arcilla en Barcia. Ricardo García Parrondo, presidente de la Parroquia Rural de Barcia y Leiján y concejal de Obras del Ayuntamiento de Valdés, asegura a EL COMERCIO que «se modificará puntualmente por el interés general». Este cambio en la normativa solo se efectuará en esta cuadrícula minera por lo que «no afectará a otros lugares del concejo», indico García Parrondo en referencia a la mina de feldespato que se pretende instalar en el valle de Paredes y con la que él no está de acuerdo ya que «es mucho más agresiva».

Con la modificación del tipo de suelo, la minera podría instalarse en esta zona de Barcia conocida como Los Praducos, cercana al cementerio de los moros y paralela a la autovía, sin necesidad de alejarse quinientos metros de las casas o un kilómetro del núcleo rural, tal y como se recoge en la actualidad en el Plan General.

La extracción de arcilla, sostienen los defensores del proyecto, implicará unos beneficios para la parroquia rural cercanos a los seis millones de euros, además de la creación de nueve puestos de trabajo. El material se transportará a través de la autovía al puerto de Avilés, por lo que los camiones no pasarán por la carretera nacional 634, como muchos vecinos temían en un primer momento.

La propuesta presentada por Minerales Industriales del Cantábrico S. L. mantiene en exposición pública el proyecto de impacto ambiental, al que todavía se pueden presentar alegaciones. El siguiente paso a seguir por parte de la parroquia rural será «mantener reuniones vecinales para informar del proyecto», indicaba García Parrondo, quien aseguró que posteriormente se cerrará el acuerdo entre la empresa y la parroquia rural, que «aún no está firmado».

El alcalde de Valdés, el socialista Simón Guardado, también se mostró favorable a la implantación minera en Barcia. «El empleo es lo importante», indicó el regidor. Guardado insistió en que «ahora lo que toca es que se cumplan los trámites de exposición pública».

Preocupación vecinal

En IU han expresado su inquietud ante la intención de los socialistas de modificar el PGOU. Un sentimiento compartido por la Asociación Valdesana de Turismo Rural (Avatur). «Nos preocupa que cambien la legislación y pueda extrapolarse a otros lugares, como Paredes», indicó Jesús Fernández, socio de Avatur.

En la reunión informativa mantenida el pasado viernes, en la que estaban presentas miembros de la Coordinadora Ecologista de Asturias y el presidente de la parroquia rural, quedó de manifiesto el malestar vecinal ante este proyecto.