El Comercio

La zona azul de Luarca se aplicará por las mañanas de lunes a viernes

  • La modificación de la ordenanza amplía a tres horas el estacionamiento de tiempo limitado y exige puntualidad al recoger el vehículo

La modificación de la ordenanza de circulación de Valdés recoge la ampliación de las horas de estacionamiento en zona azul, en la que se podrá aparcar el vehículo durante tres horas sin cambiarlo de lugar, descartando los treinta minutos de exceso que se recogían con anterioridad. A partir de ahora, los conductores deberán ser puntuales al retirar su vehículo ya que, en caso de exceso del tiempo marcado, tendrá que realizar el pospago durante los sesenta minutos siguientes, con un coste de tres euros. Una vez finalizada la duración establecida, el vehículo podrá ser denunciado con una sanción de hasta sesenta euros.

La zona azul de Luarca estará habilitada de lunes a viernes de las 8 horas a las 15 horas, cambiando a zona de libre estacionamiento durante las tardes y los fines de semana. No podrán estacionar en este área de estacionamiento limitado aquellos vehículos que excedan de cinco metros de largo.

La actualización de esta ordenanza recoge como novedad la prohibición a los menores de dieciséis años de circular sin casco de protección en bicicleta por la toda zona urbana. De hecho, las sanciones que recoge la normativa van desde los sesenta hasta los seiscientos euros dependiendo del tipo de infracción cometida. Entre las sanciones leves figura arrojar sobre la vía objetos que puedan entorpecer la circulación y que deterioren las instalaciones. Tampoco se podrá reservar aparcamiento con la colocación de objetos, ni efectuar cargas de vehículos de forma antirreglamentaria.

Algunas de las sanciones con carácter grave que se recogen son por no ceder el paso en una intersección señalizada, circular con vehículos por la acera y estacionar en vía urbana obstaculizando la circulación. Todas ellas tendrán una sanción de doscientos euros.

Entre las multas de mayor cuantía está la de circular a más de 101 kilómetros por hora en una vía límitada a 50. Dicha acción está recogida como sanción muy grave y sancionada con seiscientos euros de multa. Por su parte, negarse a someterse a las pruebas de alcoholemia será sancionado con quinientos euros.