El Comercio

Las familias presentan 3.000 firmas para pedir más pediatras en el suroccidente

Carmen Pérez y Carlos Menéndez fueron los encargados de entregar las firmas en el registro del hospital de Cangas del Narcea.
Carmen Pérez y Carlos Menéndez fueron los encargados de entregar las firmas en el registro del hospital de Cangas del Narcea. / L. Á.
  • Un solo especialista debe atender a 1.200 niños en Cangas del Narcea. El mismo caso se da en Tineo con 750 menores a cargo de un único médico

Las familias del suroccidente continúan su lucha para lograr que se cubran las plazas vacantes de pediatría en la comarca. Ayer entregaron en el registro del Hospital Carmen y Severo Ochoa más de 3.150 firmas en apoyo de su reivindicación firmas que se han recogido en los últimos meses. Y es que tras el concurso de traslados celebrado en mayo, los dos titulares de pediatría del centro de salud de Cangas del Narcea obtuvieron nuevos destinos, dejando las dos plazas vacantes con un cupo de más de 1.200 niños. Después de más de un mes sin especialista, uno de los puestos fue ocupado de forma interina a finales del mes de julio con lo que ahora, ese único pediatra debe hacerse cargo de más de un millar de pequeños pacientes.

Situación similar se vive en el vecino concejo de Tineo, con solo una de las dos plazas titulares cubiertas, lo que supone a su vez un solo médico para unos 750 niños. Esta circunstancia ha supuesto también que deje de prestarse el servicio de pediatría en el consultorio de Navelgas, donde antes se desplazaba un pediatra durante dos días a la semana.

La preocupación aumenta ahora, «en época de gripe, cuando puede colapsarse el servicio, o en el caso de que falte el profesional sanitario por un descanso o baja médica», señala Carmen Pérez, una de las madres afectadas. Desde hace meses se vienen denunciando retrasos, sobre todo en las revisiones pediátricas, «principalmente en los niños a partir de año y medio. Primero atienden a los más pequeños, pero los mayores llevan meses de retraso en sus citas», añade.

Carlos Menéndez defiende la misma idea. «Podemos entender que haya problemas para encontrar profesionales, pero no es excusa tratándose de niños que deben tener sus revisiones a tiempo, sus vacunas y una atención médica conveniente».

Por su parte, el diputado de Podemos Andrés Fernández Vilanova señaló ayer que «la falta de facultativos en aquellos territorios geográficamente más desfavorecidos no es casual. Es consecuencia de una política de recursos humanos que apuesta por la precariedad y el empleo temporal».

La formación morada anunció que formulará al Sespa una propuesta de distribución que refuerce la sanidad en estos territorios postergados.