El Comercio

La «falta de médicos» en el Hospital de Jarrio «aumenta» las listas de espera

  • La Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública reclama que se cubran las más de diez plazas vacantes

La Plataforma para Defensa de la Sanidad Pública de Asturias denuncia recortes en la plantilla del hospital comarcal de Jarrio. Más de una decena de puestos de trabajo no han sido cubiertos, lo que provoca -aseguran- retrasos en los análisis así como un aumento de las listas de espera, que algunos casos, incide este colectivo, es de más de seis meses.

En el servicio de urología del hospital comarcal solo pasa consulta un urólogo, cuando existen tres plazas, dos de ellas sin cubrir, lamenta la citada asociación. En una situación similar se encuentra el servicio de Neurología, que tiene contratada a una sola neuróloga, cuando hay dos plazas. Así, añade este colectivo, la lista de espera supera los tres meses, llegando en ocasiones a tener que aguardar los pacientes más de medio año.

Otro de los problemas de personal se encuentra en Anatomía Patológica, en la que tan solo está cubierta una de las dos plazas, critica la Plataforma para Defensa de la Sanidad Pública, que remarca que de este modo se retrasan los informes de las biopsias, que pueden tardar más de dos meses. Además en este servicio no se cubrieron las vacaciones del personal, por lo que la «acumulación del trabajo hace que los retrasos sean continuados».

En Dermatología las listas de espera superan los tres meses, ya que un solo dermatólogo «no es suficiente» para cubrir el servicio, plantean. Además, relatan, el puesto del área de Medicina de Trabajo está vacante.

En el servicio de cardiología, el hospital tiene cubiertas el 50% de las plazas, lo que supone «retrasos» para realizar pruebas y una lista de espera de más de seis mes. Asimismo, hay sin realizar más de quinientas pruebas de ecocardio, lo que implicará que todos estos pacientes tendrán que desplazarse del Occidente asturiano hasta Gijón para realizar estas pruebas en el Hospital de Jove. Algunos de esos usuarios, en lista de espera desde febrero y marzo de 2015, sufren cuadros de estenosis aórtica severa.

«Deterioro» de la asistencia

A esta falta de médicos en el Hospital de Jarrio hay que sumar -añade la Plataforma para Defensa de la Sanidad Pública- dos bajas por embarazo en el servicio de Ginecología que no han sido cubiertas y las reducciones de jornadas en este servicio y el de Fisioterapia, que tampoco se han visto cubiertas, por lo que la sanidad en el Occidente asturiano «se ha visto deteriorada».

En la misma situación se encuentras varios puestos de Enfermería y Auxiliares. «Hay deficiencias en casi todos los servicios», indican en este colectivo.