El Comercio

Los vecinos del centro de la villa de Navia presentan 150 firmas para acabar con el botellón

  • Aseguran que el ruido y las voces durante las noches son constantes, a lo que hay que añadir las micciones en la calle y hasta en los portales

Un total de 150 vecinos del casco histórico de Navia se han unido para protestar contra el botellón y han avalado con sus firma un documento que ha sido presentado en el Ayuntamiento.

Los afectados expresan en ese escrito las molestias que provoca el botellón en esta zona de la villa durante los fines de semana y los días festivos. Los vecinos quieren que el equipo de gobierno tome medidas para atajar esta situación.

Aseguran que el ruido y las voces durante las noches son constantes, a lo que hay que añadir las micciones en la calle y hasta en los portales de las viviendas, además de la suciedad que se genera. La calle, tras la fiesta, queda cubierta de plásticos y cristales rotos. « Es insalubre», insisten los vecinos, que lamentan además que tras estas noches festivas también aparecen pintadas por todas partes.

Los vecinos -de una docena de calles del centro de la villa de Navia- también se quejan por el ruido de la música de los locales de ocio. Según un informe policial remitido al Consistorio existen establecimientos que no tienen permiso de música amplificada y que alguno de los bares que sí cuenta con este permiso «mantiene las puertas abiertas», explican los vecinos, que solicitan al Ayuntamiento medidas para acabar con estas prácticas para garantizar su descanso.