El Comercio

Navelgas vive su «noche mágica»

fotogalería

Mayores y pequeños se unieron para participar en la tradicional esfoyaza del maíz. / LIDIA ÁLVAREZ

  • Los Guilandeiros reciben el premio Panoya de Oro por su esfuerzo para recuperar la mascarada de Carnaval

  • El Festival del Esfoyón llena de tradición y sabores del otoño las casas del pueblo

El barrio de Navelgas de Arriba, en el concejo de Tineo, se convirtió un año más en escenario del tradicional Festival del Esfoyón y el Amagosto. Una «noche mágica», como la describen quienes hasta allí se acercan cada noviembre, en la que «tenemos la oportunidad de meternos en la máquina del tiempo y regresar al pasado para rememorar las diferentes actividades que antiguamente tenían lugar durante el tiempo de la esfoyaza».

Y todo ello gracias a las asociaciones San Juan, El Arbedeiro y Cuarto de los Valles, que consiguen reunir a centenares de vecinos y visitantes en torno al enristrado del maíz, las castañas asadas, los frixuelos, la sidra dulce, la música y el baile. A los olores y sabores del otoño se suma una completa muestra de oficios tradicionales en la que el público, guiado por la luz de las antorchas que recorren el barrio, puede contemplar el trabajo de los artesanos instalados en las cuadras y paneras que los vecinos ceden para la ocasión. Además de la esfoyaza y enristrado del maíz, en la que colaboraron grandes y pequeños, y el tradicional bombo para asar castañas, no faltaron el ferreiro, el madreñeiro, el cesteiro, el telar, el hilado de lana o la desnatadora.

La banda Os Pampirolos, de Grandas de Salime, y el grupo de gaitas Marino Tapiega, de Tapia de Casariego, pusieron la banda sonora a una noche en la que se reconoció la labor de Los Guilandeiros de Tineo, por la recuperación de la tradicional mascarada de Carnaval. Los personajes de la comparsa, con sus bromas y teatrillos, se sumaron este año a la noche del Esfoyón para recoger la Panoya de Oro, «por haber rescatado del olvido una tradición tan añorada -tras más de sesenta años sin celebrarse- y contribuir a la conservación de nuestro patrimonio más querido».

Elías Veiga y Rosa Fernández, impulsores de la recuperación de los Guilandeiros, fueron los encargados de recoger el galardón, destacando a su vez la labor de las asociaciones y vecinos de Navelgas, «un ejemplo a seguir, porque pocos pueblos pueden presumir de realizar tantos eventos, y pocos lo hacen tan bien y con tanto 'xeito'».