El Comercio

La alumna de Berducedo dispondrá en la próxima semana de transporte escolar

  • El Principado confirma una solución dentro de las medidas del Plan del Suroccidente, pero no especifica la opción que se ofrecerá a la familia

La alumna de Berducedo, concejo de Allande, que el miércoles cumplió una semana sin ir a clase porque no hay plazas en su ruta de transporte, podrá volver a sus estudios en la próxima semana. Así lo aseguró ayer, en la Junta General, el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, ante las preguntas del diputado de Podemos Andrés Fernández Vilanova.

Martínez señaló que se trata de un caso «singular», al no haber asientos libres en la ruta que lleva a los alumnos de Educación Secundaria Obligatoria de Berducedo hasta el colegio de Pola de Allande. La solución lógica, señaló, «sería habilitar un transporte con mayor capacidad, pero un vehículo de estas características tardaría más de una hora en realizar el trayecto en cada sentido, lo que incumpliría la normativa de seguridad en materia de transporte escolar». Para habilitar una nueva ruta, «también son necesarias una serie de condiciones, como que haya un mínimo de tres personas».

Como situación singular, insistió, «apoyándonos en las medidas contempladas en el Plan del Suroccidente, desde el Consorcio de Transportes se articulará una medida singular y a partir de la semana próxima la alumna tendrá un medio de transporte habilitado», apuntó, sin especificar como se articulará la solución.

Por su parte, Fernández Vilanova insistió en la necesidad de prever y buscar soluciones inmediatas a este tipo de casos. Propone que se amplíe la partida de las ayudas al transporte con medios propios y agilizar los trámites para que las familias sepan si pueden contar con ellas al inicio del curso. «Para sufragar esos cien kilómetros diarios que supone el viaje de ida y vuelta con medios propios, esta familia necesitaría unos 10.000 euros al año, por lo que las ayudas no cubren ni el 60%», apuntó. La formación también pide la creación de «un fondo de contingencia para este tipo de emergencias demográficas porque de no haber solución la familia tendría que marchar».

Alumnos de Buseco

Los problemas con el transporte escolar también se repiten este año en Buseco (Valdés). Los padres de los alumnos que el año pasado dejaron de ir a clase como protesta por la reducción en un 75% de las ayudas, aseguran que aunque la convocatoria de este año -hecha pública esta semana- añade los viajes en vacío tras dejar a los niños en clase, la cantidad no alcanza para pagar la gasolina y mucho menos contratar un servicio de taxi.