El Comercio

La planta de purines de Navia comenzará a funcionar en marzo próximo

  • La puesta en marcha del proyecto supondrá «un gran impacto», según el director de Biogastur, Marcos Quevedo, quien aseguró que «mejorará la convivencia entre la ganadería y la sociedad y el turismo»

La planta de tratamiento de purines de Navia iniciará su actividad el próximo mes de marzo, cuando se finalice la obra mecánica. La previsión es que alcance el máximo rendimiento unos seis meses después.

La puesta en marcha del proyecto supondrá «un gran impacto», según el director de Biogastur, Marcos Quevedo, quien aseguró que «mejorará la convivencia entre la ganadería y la sociedad y el turismo». A su juicio, los purines del ganado irán a parar a esta planta, lo que evitará los olores y los daños medioambientales que generan estos residuos en la actualidad, además de resolver el problema de su gestión al que ahora tienen que hacer frente los ganaderos.

La planta ha supuesto una inversión superior a los quince millones de euros, promovida por la empresa Biogastur con el apoyo de Central Lechera Asturiana, que organiza para el próximo sábado una jornada en la que 350 ganaderos conocerán la instalación.

La planta además de convertir el metano de los purines en energía eléctrica, tendrá un secadero de sólidos que convertirá los restos en fertilizantes para su posterior comercialización.

Además, contará con un centro de tratamiento de aguas residuales.