El Comercio
José Ramón Álvarez de Linera.
José Ramón Álvarez de Linera.

Fallece a los 93 años Álvarez de Linera, quien fuera alcalde de Vegadeo

  • «Se le va a echar de menos, siempre hizo lo mejor para el concejo», asegura la portavoz municipal del PP

Siempre tenía un «buen consejo» para quienes acudían a pedirle ayuda. José Ramón Álvarez de Linera y Uría, quien fuera alcalde de Vegadeo de 1979 a 1983, fallecía el sábado a los 93 años en el hospital comarcal de Jarrio. Nacido en Pesoz, había llegado a Vegadeo en su primer trabajo como abogado y a partir de ahí se volcó con el concejo, un lugar al que dedicó su vida, buscando siempre la manera de sacar adelante proyectos.

Fue uno de los promotores de la Feria de Muestras de Vegadeo y se encargó de que la Fundación Elisa y Luis Villamil tuviera continuidad y saliera adelante -entidad de la que fue presidente durante una treintena de años- en una larga trayectoria, que no se limitó a su etapa al frente de la Alcaldía (a la que llegó como independiente), volcado en hacer que el concejo progresara.

Su buen hacer por Vegadeo dejó huella en el municipio y ayer muchos eran quienes se acercaron a trasladar el pésame a la familia -a su viuda, Zulema López Pérez, y a sus hijos, María José, Mari Cruz y José Manuel- y, también, a darle su último adiós en un funeral que tuvo lugar ayer a la una y media de la tarde en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Vegadeo.

«Se le va a echar de menos», reconocía la portavoz del PP veigueño, Mónica Castillo, quien destacó la labor que Álvarez de Linera llevó a cabo en favor del municipio desde que recalara en él por motivos profesionales.

«Hoy y siempre la única voluntad de la fundación es poder seguir colaborando en el mayor y mejor desarrollo de nuestra comarca, ayudando a construir su historia y por tanto su futuro como parte de su sociedad civil. Esa es nuestra única lucha y en ella estamos». Eran palabras de Álvarez Linera, escritas en 2011 para celebrar el premio Vegadense del Año que le había sido concedido en aquella edición a la Fundación Elisa y Luis Villamil, palabras que no pudo pronunciar al impedirle una enfermedad acudir a la entrega del galardón.

Su decidida voluntad de trabajar por Vegadeo era uno de los aspectos que más destacaban quienes lo conocieron. «Siempre -añadía Castillo- hizo lo mejor para el concejo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate