El Principado no encuentra veneno en la zona donde aparecieron muertos los dos osos de Cangas del Narcea

video

Traslado de los cadáveres al Centro de Deva, donde se procederá a la necropsia. / BELÉN GARCÍA HIDALGO

  • Una patrulla canina rastreó de forma exhaustiva los alrededores sin que apareciese «nada excepcional» , aunque la consejería no descarta ninguna hipótesis

No se ha encontrado veneno en el entorno del río donde fueron encontrados los cadáveres de dos osos adultos. Así lo ha confirmado Víctor Vázquez, Director General del Plan de Recuperación del Oso Pardo en Asturias, después de que los agentes de la guardería de Desarrollo Rural desplazados a Combo, en Cangas del Narcea, rastrearon de forma exhaustiva los alrededores con una patrulla canina especializada en la detección de veneno. Sin embargo, insiste Vázquez, «no se detectó nada excepcional».

en contexto

Los cadáveres de los plantígrados fueron extraídos del arroyo, a tres kilómetros de Combo, por agentes de Medio Rural, SEPRONA y la Patrulla del Oso Pardo, «fue un rescate complicado, a mano y cuerda», aseguran los expertos que han intervenido. Por ahora, no se descarta ninguna hipotésis. Serán trasladados al Centro de Deva, donde les realizarán la necropsioa.

Se trata de dos machos  adultos que habrían muertos hace dos o tres días.  Pesan cerca de los 200 kilogramos. «No es tan raro que hayan aparecido juntos. Están en celo y andan buscando las hembras. Es una zona con abundante comida, un monte tranquilo», explica Víctor Vázquez.

Necropsia

La Coordinadora Ecoloxista d'Asturies ha solicitado a la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales que realice una necropsia «completa y sin demora» para determinar la causa real de la muerte de los dos ejemplares de osos que ayer fueron hallados en una zona situada a 1,5 kilómetros de la localidad de Combo, en Cangas del Narcea. Además, el colectivo conservacionista, que recuerda que en los últimos meses han sido hallados muertos cuatro ejemplares de esta especie protegida y en peligro de extinción, pide que se abran las actuaciones de investigación y eventualmente de sanción a que haya lugar.

A juicio de la Coordinadora, el Principado debe solicitar además de las autoridades competentes prospectar las proximidades de la zona para averiguar si hay más cadáveres, incluso de animales domésticos, o si existen cebos envenados. Según el colectivo, existe «una elevada probabilidad» de que los osos murieran por el uso de venenos ante los datos que se conocen de momento al ser localizados juntos en un cauce de agua sin daños aparentes externos por disparos.

Miembros de la Guardería del Medio Natural, adscritos a la Patrulla Oso, se trasladaron ayer a la zona para recoger los cadáveres de los plantígrados y trasladarlos a dependencias de la Consejería de Desarrollo Rural, donde se les realizará la necropsia. Un vecino de la zona alertó a la patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Cangas del Narcea de que los cadáveres estaban semisumergidos en un arroyo.

Por su parte, Podemos ha emplazado también al Gobierno del Principado a agilizar al máximo tanto la necropsia como la investigación sobre estos hechos y a redoblar sus esfuerzos «en pos de la lucha contra las amenazas que pesan sobre la fauna asturiana».