El Comercio

Condenado a seis meses el encargado de una gasolinera por acoso a una empleada

  • El acusado, absuelto del delito de acoso sexual, deberá pagar además una indemnización de 6.000 euros

El Juzgado de Lo Penal número 2 de Avilés ha condenado a J. F. L. a seis meses de prisión por un delito de acoso laboral, junto al pago de una indemnización de 6.000 euros en concepto de daño moral a la trabajadora de una estación de servicio en Figueras, en el concejo de Castropol.

El juez exime al encargado de esa gasolinera del delito de acoso sexual, a pesar de que ha quedado demostrado como hecho probado, tal y como se refleja en la sentencia, que el jefe directo de la trabajadora le propició frases como «yo tengo el palo y las bolas», cuando ella le pidió un árbol de navidad para decorar el establecimiento durante las fechas festivas.

«Si pudiera, te echaría un buen polvo» fue otra de las palabras que el condenado dijo en voz baja, según reflejó durante la vista oral una testigo que escuchó al denunciado. De todos modos, el juez considera que «no ha resultado acreditado que el acusado solicitara a la denunciante favores de naturaleza sexual», al considerar que esa frase se considera «un comentario de mal gusto, pero expresado por el acusado para sí».

La sentencia exime del acoso sexual, pero sí que ratifica el acoso laboral, que califica de carácter «grave», como quedó probado por informes médicos y la recaída de la trabajadora en un enfermedad depresiva a consecuencia del clima laboral que vivió en la estación de servicio.

Además, sus compañeros ya explicaron durante la vista oral que acudía a trabajar con un bajo estado de ánimo.

La denunciante fue acosada laboralmente, según se refleja en la sentencia, al considerar el carácter reiterativo y habitual de expresiones como «inútil , imbécil, gocha, no vales para nada», así como que viniera a trabajar «lavada, follada y con las bragas cambiadas», que acreditaron tres testigos extrabajadoras de la estación de servicio. Para el juez estos actos son «hostiles y humillantes» lo que le lleva a reafirmar el acoso laboral sufrido por la empleada.

La Fiscalía solicitaba una pena de dos años y tres meses de prisión y una indemnización de 20.000 euros en concepto de responsabilidad civil, que ahora se han visto reducidas a seis meses de cárcel y una indemnización de 6.000 euros en concepto de daño moral, además del pago de las costas procesales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate